Cómo Comer Sano en el Trabajo

Cómo Comer Sano en la Oficina

Para poder comer más sano en el trabajo es vital que comiences a evitar esas comidas típicas de la hora del almuerzo, como son las hamburguesas o las patatas fritas. Pero atención, que también es malo para tu salud el café, la bollería y los dulces.

Hay una variedad increíble de platillos saludables para el trabajo, sólo es cuestión de buscar. Presta atención en cómo te alimentas en la oficina, porque en gran parte es la causa de las enfermedades o problemas actuales, como pueden ser la obesidad, el colesterol o la hipertensión.

Los alimentos ideales para el trabajo son aquellos que te permiten recargar todas la energías, sin aportar demasiadas calorías o grasas, teniendo en cuenta que si estás frente al ordenador todo el día, lo que comas se depositará en tu abdomen o en tus piernas. Puedes organizar una rutina de comidas en el trabajo, para sentirte mejor y no abusar del nocivo café o de los snacks contraproducentes para tu salud.

Menú saludable para llevar al trabajo. Aprende cómo comer más sano en la oficina. Tips para alimentarte bien en el trabajo.

© Depositphotos.com/photographee.eu

Imagen 1. Para comer sano en el trabajo, lo mejor es prepararse la comida y llevarla desde casa.

7 claves para comer sano en el trabajo

Puedes realmente alimentarte mejor en la oficina, no se trata de una misión imposible. La falta de tiempo o estar muy ocupado no es una excusa válida para no cuidarte. Por ello, presta atención a los siguientes tips para comer sano en el trabajo:

1. Desayuna bien en casa: Es preferible antes que hacerlo en la oficina, pero eso dependerá de tu organismo. Lo que si no puedes incumplir es en la variedad y en las cantidades. Un buen desayuno, completo y equilibrado, te permitirá tener más energías para afrontar toda la jornada, y te hará llegar con menos hambre a la hora del almuerzo. Así que, café con leche, zumo de naranja, tostadas con mermelada y yogur con cereales no deben faltar nunca en tu mesa. Si no estás acostumbrado, puedes ir añadiendo ingredientes de a poco.

2. Lleva frutas a la oficina: Sin dudas es una de las mejores maneras de comer sano en el trabajo. Cuando sientas que el estómago hace tanto ruido que molestarás a tus colegas, come una manzana, una pera o un plátano. Te sentirás satisfecho al menos por una hora, no aportarás muchas calorías como lo haría un dulce, y tendrás energía para seguir con tus tareas.

3. Bebe mucha agua: Este es uno de los tips para comer más sano en la oficina que no puedes olvidar. El agua te permite estar hidratado, fresco, despejado y también satisfecho. En ambientes donde hay mucha gente, es más probable contraer enfermedades como la gripe o los resfriados. Si bebes más agua, las mucosas no se secarán y serás menos vulnerable a los virus.

4. Reduce los dulces y el café: Es probable que se estile comer mucha bollería en la oficina, pero debes tratar de evitarlo por tu propio bien. Una vez por semana no hay problema, pero que no se convierta en un hábito. Para saciar tus ganas de comer algo dulce y no consumir siempre frutas, puedes llevar una barra de cereal, frutos secos o galletas de arroz.

En cuánto al café, la bebida por excelencia en el trabajo, no es nada buena para la salud por su contenido de cafeína. Si bien es cierto que te despeja y te permite concentrar, ese efecto es a corto plazo y además, el café encierra otros problemas “encubiertos”, como aumentar el estrés o el insomnio. Entonces, prefiere un té de hierbas (puede ser rosa mosqueta, manzanilla).

5. Come sólo lo suficiente: Si quieres comer sano en ela oficina, evita esos lugares donde vendan raciones muy grandes, a menos que quieras guardar para la cena o para el otro día. Trata de disminuir las porciones que comes porque si te sientes demasiado pesado, será imposible que rindas y seas eficaz tras el almuerzo. Toda la concentración del organismo estará puesta en hacer la digestión y no tendrás la capacidad de concentrarte en nada. Tampoco quiere decir que comas una ensalada de un día para el otro, pero puedes ir cambiando el menú y eligiendo platillos más saludables.

6. Lleva tu propia comida: Además de ahorrar bastante dinero (los restaurantes y casas de comidas en el centro de la ciudad suelen ser bastante caros) y de tener mayor control de los ingredientes y preparación de los platillos, tendrás la ventaja de comer sano en el trabajo. Vale la pena cocinarse y llevar en un recipiente todos los días. Una buena idea es preparar una porción más en la cena, o disponer un día en la semana (por ejemplo el domingo) para cocinar y colocar en recipientes los almuerzos semanales.

7. Cumple con todos los grupos alimenticios: El último de los tips para comer sano en el trabajo tiene que ver con los requerimientos básicos de nutrientes que tu cuerpo necesita. Incluye cada día los tres grupos de alimentos, es decir: frutas y vegetales; cereales y hortalizas; leguminosas y alimentos de origen animal.

Puedes comer sano en el trabajo siguiendo estos simples consejos. Comenzarás a notar la diferencia en tu cuerpo en algunos días y hasta también en tu bolsillo. Te sentirás más saludable, enérgico, productivo y relajado.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Comer Sano en el Trabajo, te sugerimos que visites nuestra sección Nutrición y Alimentación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social