Cómo Combatir la Fatiga Crónica

Claves para Vencer la Fatiga Crónica

Si buscas empezar y terminar tus días con más vitalidad y bienestar, lo primero es saber cómo combatir la fatiga crónica que nos aqueja en estos tiempos. Es que no sólo se trata de un estado de cansancio físico o mental luego de ejecutar una tarea que requiere de cierto esfuerzo, sino que nuestro agitado estilo de vida actual crea en nuestro organismo un ambiente tóxico, constantemente fatigado, que no logra recuperarse y restablecerse siquiera con las 8 horas de sueño nocturno.

¿Por qué estamos fatigados todo el tiempo?

Hay muchos motivos por los que nuestro cuerpo sufre de fatiga y debilidad crónica. Esta falta de energía puede deberse al estrés diario, al exceso de trabajo (o la falta de descanso apropiado), la mala alimentación y el estilo de vida sedentario, el consumo de medicamentos innecesarios y hasta la presencia de enfermedades del corazón, diabetes, y muchas más.

Qué hacer si tienes fatiga crónica. Claves para combatir la fatiga crónica. Qué hacer si estás todo el tiempo fatigado

© Depositphotos.com/S_Razvodovskij

Imagen 1. Para ganarle a la falta de energía, asegúrate de comer suficientes frutas y vegetales, y ponte en movimiento.

Conocer la causa de la fatiga crónica es un buen camino para vencerla, atacando el problema desde su raíz. Pero, como sucede en la gran mayoría, es en verdad la suma de las condiciones las que nos dejan en esta modalidad de constante debilidad, por lo que el único camino es hacer un ataque múltiple, que comprenda tantos métodos como sea posible.

Acciones para combatir la fatiga crónica

La alimentación es mucho más importante de lo que crees. Las harinas y azúcares refinados, los aceites procesados con calor y los alimentos cargados de químicos debilitan a tu cuerpo y le impiden realizar correctamente sus funciones de recuperación. Por eso, el primer paso para vencer la fatiga crónica es alimentarte con más salud. Asegúrate de incluir vegetales y frutas crudos con cada comida, y evita los alimentos e ingredientes procesados que contengan químicos que no puedas pronunciar, tanto como puedas.

La hidratación es fundamental para optimizar las funciones corporales. Antes del desayuno ya debieras haber tomado tu primer vaso de agua, y también debe ser lo último que consumas antes de irte a dormir. A lo largo del día bebe no menos de dos litros de agua, suplementando si quieres con infusiones bajas en cafeína (no más de tres tazas por día), y evita los refrescos azucarados y las bebidas isotónicas, a menos que hagas el ejercicio adecuado.

También es fundamental un profundo descanso nocturno, al menos 8 horas de sueño. Viste ropa liviana y controla la temperatura de tu habitación para dormir mejor. Evita tener aparatos eléctricos que emitan luces y zumbidos. Procura cenar más temprano y liviano, para que tu digestión no interrumpa el correcto descanso, y no consumas azúcares ni cafeína al menos dos horas antes de ir a dormir.

Tampoco hagas ejercicios ni actividad física de intensidad, que despertaría tu cuerpo en lugar de predisponerlo para el descanso. En cambio, toma un baño caliente, lee un libro o escucha música tranquila, y descansarás mejor para recuperar tu cuerpo durante la noche. A lo largo del día, asegúrate de tomar descansos regulares, de unos 15 minutos por cada hora u hora y media de trabajo, para relajar la mente constantemente, en lugar de exigirla demasiado.

Enfermedades que pueden estar fatigándote

Dos veces al año, o más si lo consideras apropiado, deberías hacer un chequeo médico completo, para así estar prevenido del desarrollo de enfermedades relacionadas al estrés, la falta de ejercicios, la mala alimentación o tu predisposición genética.

También, conocer tus condiciones médicas reales podría explicar la fatiga crónica. Hay enfermedades silentes que condicionan a tu cuerpo de maneras en las que ni siquiera pensarías, como es el caso de la diabetes, el hipotiroidismo, las infecciones bacteriales y virales (en especial las del tracto urinario), la enfermedad cardíaca, los males en los pulmones, etc..

Conocer tus condiciones de salud te permitirá encaminarte hacia el tratamiento y la cura de cada mal. Hacer simples correcciones en tu estilo de vida, una correcta alimentación e hidratación y derrotar el sedentarismo (aunque cueste) es el mejor camino para vencer la fatiga crónica y vivir con más salud, por el resto de tu vida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Combatir la Fatiga Crónica, te sugerimos que visites nuestra sección Trastornos y malestares.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social