Cómo cocinar pollo

Consejos para cocinar el pollo

La piel crocante, la carne jugosa, con limón, en salsas, el huesito de la suerte y la eterna disputa por ver quién conquista las patas en la mesa familiar. El pollo es, quizás, la más versátil de las carnes. Saludable, nutritivo y delicioso, hoy aprenderemos a aprovechar al 100% esta magnífica ave en nuestro menú diario.

Cómo elegir un pollo

A la hora de comprar pollos, fíjate que estén de color amarillento, algo brillante, o blanco rosáceo (pero no blancos), y de apariencia firme y abultada. La piel debe verse tersa y firmemente adherida a la carne, mientras que la grasa interior o visible (externa) de un tono blancuzco y brillante.

Inmediatamente después de comprarlo, guarda el pollo en la nevera. Si prefieres puedes congelarlo, entero o en presas, por un mes aproximadamente. Al descongelar, hazlo dentro de la nevera y no al aire libre, y nunca vuelvas a congelarlo una vez retirado del freezer; la única solución es cocinarlo en el día y luego sí volverlo a congelar.

Cómo preparar el pollo antes de cocinar

El pollo puede ser dividido en piezas para cocinarlas a la parrilla, al horno o en cazuela, mientras que entero se puede cocinar en horno, o bien abrirse para hacer a la parrilla.

El primer paso es lavarlo debajo del grifo, frotando con las manos y luego escurriendo el agua. Sécalo con un paño de algodón blanco que no deje pelusas, para hacerle rebozados que se adhieran bien.

Retira los cúmulos de grasa, las pieles sueltas y las vísceras antes de cocinar el pollo. Otro buen truco es enrollar papel manteca, de cocina o de aluminio en las terminaciones de las patas y alas, para evitar que se quemen durante la cocción. Puedes rellenar y luego bridar, si prefieres, o cocinar con adobos simples para luego acompañar con salsas.

Cómo cocinar un pollo de piel crocante

Para cocinar un pollo a la parrilla o al horno y obtener una piel crujiente y dorada, prueba con salar, embadurnarlo en manteca y luego espolvorearlo con harina. Otra opción es rociar con zumo de limón y pincelar con manteca derretida.

Para cocinar el pollo al horno y dejarlo más jugoso, adoba o condimenta, coloca en un molde con un poco de agua, zumo de limón y coñac en la base, y luego cubre con papel de aluminio para que no se escape el vapor y se concentren los sabores.

Para freír el pollo, florea las piezas separadas con harina, y luego pasa por una pasta elaborada con cerveza y harina. Otro rebozador delicioso para el pollo frito es con pan rallado, zumo de limón y manteca, agregando si prefieres un poco de fécula de maíz a la mezcla, para hacer una costra más crocante. Pasa las piezas por el rebozador dos veces para engrosar la cobertura, y fríe siempre en abundante aceite limpio y bien caliente.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cocinar pollo, te sugerimos que visites nuestra sección Carnes Blancas.

Esta nota te fue útil?
11 valoraciones.
El 55% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social