Cómo cocinar brócoli

Cómo comprar y conservar el brócoli

Odiado por los niños y amado por los adultos, el brócoli (o brécol) es uno de los vegetales que no puede faltar en nuestra alimentación regular. Es una deliciosa fuente de minerales y vitaminas esenciales para nuestro bienestar, que podemos consumir en las más variadas formas.

Se denomina brócoli al ramillete de tallo y flor de la planta, que es su parte consumible. A la hora de comprarlo, asegúrate de elegir uno bien compacto y firme, cuya flor no se desgrane y sus tallos estén cerrados. Su color debe ser verde vivo, oscuro, libre de manchas amarillas o blancas, que denotan que el vegetal está demasiado maduro o ha recibido mal frío.

En el mercado los encontrarás en muchas variedades, siendo el calabrese o común el más habitual, pero también en versiones púrpura, broccolini, romanesco, chino y hasta brotes de brécol, tiernos y sabrosos.

Luego de comprar el brócoli, puedes guardarlo en la nevera, dentro de una bolsa plástica abierta para permitir su ventilación. Si prefieres aprovecharlos en su estación, lávalos en agua fría, sacúdelos, y luego congélalos enteros o en trozos por hasta 12 meses. Si los blanqueas antes conservarán mejor su forma y estructura (hierve dos minutos, retira y enjuaga en agua fría inmediatamente para cortar la cocción.)

Formas de cocinar el brócoli

Aunque se puede consumir en crudo, el brócoli cocinado al vapor es irresistible. Házlo en canasta de vapor, en la vaporiera, o bien sobre una rejilla metálica ubicada por sobre una olla con agua en hervor. Se puede saltear y hornear con facilidad, siempre en tiempos cortos para que no se ablande.
Muchas personas prefieren hervirlo en agua, aunque con esta técnica de cocción es habitual que pierda sus minerales, se oscurezca y se ablande demasiado.

Antes de cocinar, lava el brócoli sacudiéndolo debajo del agua fría, para retirar la suciedad interna. Luego, recorta un poco el tallo, y ráspalo si lo prefieres, aunque no es indispensable. Quita los tallos, las partes amarillentas, blandas, y las hojas largas que pudiera tener. Si el brócoli fuese demasiado grande, puedes dividirlo jalando o cortando por los troncos inferiores.

Si vas a cocinar el brócoli hervido, hazlo en agua con sal, un chorrito de vinagre blanco de alcohol y otro de limón, para que no se ablande. Coloca el vegetal en el agua ya hirviendo, y cocina por pocos minutos.

Cómo cocinar brócoli en microondas

Si no cuentas con vaporiera, el microondas en la segunda mejor opción para cocinar brócolis. Lávalos y colócalos en un contenedor apto para el horno, aún mojados. Vierte de medio a un centímetro de agua dentro del contenedor, y cierra con una bolsa de cocción o con papel film. Cocina por unos 5 minutos a 600W de potencia, luego filtra el agua y sirve fríos o calientes.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cocinar brócoli , te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

53 valoraciones. El 92% dice que es útil.