Características y ventajas de usar leña para calefaccionar

La calefacción a leña puede ser un sistema que nos permita ahorrar en la climatización del hogar. Veamos cuáles son sus mayores ventajas

Ventajas de la calefacción a leña

Usos y ventajas de calefacción con leña

La calefacción a leña, ya sea para climatizar ambientes y espacios o para calentar agua y cocinar, es una manera mucho más limpia y respetuosa de lograr la fuente de calor. Sin mencionar que también resulta en una solución económica para el caso de que no existan redes de gas en nuestra residencia.

Características y ventajas de usar leña para calefaccionar
Mediante la correcta conservación de los leños, podemos utilizar este tipo de calefacción en cualquier clima

Veamos en esta nota algunos buenos detalles y consejos sobre la calefacción a leña.

Ventajas de la calefacción a leña

Usar leños para la calefacción tiene algunas ventajas. Es un recurso natural renovable, esto significa que para obtener más maderas simplemente se debe renovar la plantación de árboles, y también se puede aprovechar piezas caídas, árboles secos y muertos, e incluso las ramas de la poda pública o privada, guardada desde el invierno.

También es un sistema de calefacción que permite ambientar y climatizar numerosos espacios (con grandes hogares, chimeneas y con portátiles, salamandras u otros) del que se puede aprovechar la brasa, la llama y también el humo desprendido. La tirada de las chimeneas, que siempre debe ser mantenida limpia y libre de hollín para evitar accidentes, crea calor que podemos dirigir por los ambientes del hogar, o hacia pisos superiores.

Este tipo de calefacción permite también calentar agua y hasta cocinar alimentos. El asado o la barbacoa es el primer ejemplo, aunque el uso de parrillas (incluso colocadas dentro de la chimenea o el hogar) nos permite calentar ollas, fuentes y sartenes tal y como lo harías en los quemadores de la cocina, sin gastar dobles recursos o insumos y aprovechando el calor al máximo.

Calefacción a todo momento

Mediante la correcta conservación de los leños, podemos utilizar este tipo de calefacción en cualquier clima. Otra de las grandes ventajas de la calefacción a leña es que puedes usarla incluso durante las peores tormentas, pues está individualizada de los vientos y de las lluvias al estar dentro del hogar, y puedes encenderla sin la necesidad de artefactos, tan sólo un fósforo o cerillo y un trozo de papel. Si hay un apagón o un corte del suministro eléctrico, o bien si se ha cortado la provisión de gas natural, tu hogar se mantendrá calefaccionado, iluminado y con una cocina activa, todo en uno, en una chimenea u hogar que cumple múltiples propósitos, sin gastos anexos y sin depender de otros recursos o situaciones climáticas particulares.

Así, la calefacción a leña es una gran inversión hacia nuestro bienestar y hacia el ahorro del hogar. Si estás construyendo, asegúrate de incluir en los planos una chimenea u hogar a leña, y si rentas un piso aprovecha las salamandras y los hornos a leño para un ahorro sustentable, adecuado para todas las economías, y por mucho un aliado del entorno natural.

"La calefacción a leña es un sistema que permite climatizar numerosos espacios, aprovechando la brasa, la llama y también el humo desprendido."

'

"La calefacción a leña te permite calentar agua y hasta cocinar alimentos."