Características, síntomas y tipos de contracciones

¿Mamá primeriza? Seguro te has preguntado qué son las contracciones y cómo se sienten. Aprende a reconocerlas con esta guía.

Contracciones: qué son y cómo se sienten

Diferencias y síntomas de las contracciones

Las mamás que ya han tenido a sus bebés se ríen ante esta pregunta, pero cuando eres primeriza y estás descubriendo tantas cosas nuevas en tu cuerpo, es sólo natural que te preguntes qué son las afamadas “contracciones” y cómo es que se sienten (en especial cuando consultas por una molestia a tu médico y te pregunta “¿es como una contracción?”). Aquí intentaremos definirlo. “Intentaremos”, pues cada mujer las experimenta de un modo diferente.

Características, síntomas y tipos de contracciones
Una contracción es un endurecimiento del vientre (del útero). Es la manera en la que se prepara para expulsar al bebé

¿Qué son las contracciones?

Una contracción es un endurecimiento del vientre (del útero). Es la manera en la que se prepara para expulsar al bebé, tensándose y relajándose principalmente en la parte superior del órgano, para facilitar la salida del bebé por el canal uterino que, a su vez, se relaja con cada tensión del útero.

No todas las contracciones son iguales. No sólo en la manera en la que la mamá las siente, sino también en su origen: hay contracciones focales, en las que sólo se estimula un sector específico del útero, mayormente debido a los movimientos del bebé; hay contracciones generalizadas, que son las que comienzan en cualquier sector y se extienden a todo el útero (también provocados por los movimientos del bebé, además de irritaciones provocadas por la vejiga llena o por intestinos ocupados).

También hay otro tipo de contracciones, llamadas contracciones de Braxton Hicks. Suelen comenzar (si es que ocurren) a partir del quinto mes de embarazo, se sienten en todo el útero y, normalmente, se las percibe desde la parte inferior del útero y hacia la vagina. No son dolorosas como las contracciones de parto, pero sí notorias (y duran hasta 90 segundos), y son sólo un “entrenamiento” que hace tu útero para ejercitarse y estar listo para las contracciones del alumbramiento, que no durarán menos de 9 a 10 horas en un alumbramiento normal.

Finalmente, las contracciones de parto son el “examen final” de tu útero. Son dolorosas, regulares, siguen un patrón, repitiéndose con mayor intensidad y menor tiempo de separación entre una y otra conforme más se aproxima el momento de dar a luz. A veces comienzan tan leves (en especial si tu útero se ha “entrenado” adecuadamente), que las mamás ni siquiera las notan. Las podrás diferenciar por estas característica, y también porque van acompañadas de la liberación del tapón mucoso (la rotura de bolsa) y una sensación muy similar a la de necesitar evacuar los intestinos u orinar, pues el bebé está presionando el periné.

Diferencias entre las Braxton Hicks y las contracciones de parto

Ya que muchas mamás primerizas se asustan con la aparición de las contracciones Braxton Hicks, sigue esta guía para notar la diferencia con las contracciones de parto:

Contracciones de Braxton Hicks: aparecen desde el segundo trimestre, son ocasionales, se siente poco y nada de dolor molesto, no hay dilatación ni secreciones desde la vagina, y suelen sentirse en la parte frontal del útero.

Contracciones de parto: aparecen en el embarazo en término (parto activo), son regulares y en patrón, se siente dolor que va aumentando, hay dilatación y flujo vaginal, y se sienten más en la parte baja de la espalda y al frente del útero.

"No todas las contracciones son iguales. No sólo en la manera en la que la mamá las siente, sino también en su origen."

'

"Tu cuerpo te hará saber cuando ha llegado el momento del alumbramiento con las contracciones."

¿Cómo se sienten las contracciones?

  • Hay mamás que las definen como un hilván de hilo que has hecho en tu útero, y que de pronto jalas hacia un costado, arrugando todo el órgano por dentro;
  • Muchas mamás las definen como muy similares a las fuertes ganas de defecar, sólo que ubicadas en un sitio diferente (hacia el frente);
  • Otras mamas las explican como un dolor agudo y punzante, pero no tan molesto, en la base de la espalda, que conforme se hacen más profundas van trasladándose hacia el frente del cuerpo, al vientre;
  • Por último, también hay mamás que las describen como un fuerte “dolor de ovarios” o calambres abdominales similares a los del ciclo menstrual

Tu cuerpo te hará saber cuando ha llegado el momento del alumbramiento con estos dolores. Aprende a reconocerlos para estar más tranquila y propiciar un parto feliz y con menos dolor.