Cómo Cambiar una Cerradura

Guía para cambiar una cerradura

Ya sea porque hemos perdido la llave o porque la cerradura se ha estropeado, con el paso del tiempo es necesario aprender a realizar este pequeño trabajo de bricolaje para evitar tener que llamar al cerrajero y gastar dinero.

Hay una gran cantidad de tipos de cerraduras. La parte interna, es decir, la cerradura en sí, se llama bombín, y es la parte que normalmente tendremos que cambiar.

Cambiar la cerradura de una puerta interior

En primer lugar, tenemos que quitar el picaporte y el pasador ayudándonos por un punzón y destornillador. Una vez lo hayamos retirado, observaremos un eje por donde pasa el picaporte.

Quitamos la cerradura que va fijada a la madera mediante tornillos y empujamos hasta sacarla. Es posible que necesitemos ayudarnos de un destornillador para realizar esta tarea. Por otra parte, es importante que evitemos dañar el recinto donde se encuentra la cerradura, ya que si esto ocurre es posible que cuando coloquemos la nueva no cierre adecuadamente.

Ahora, no tendremos más que volver a colocar la nueva cerradura, atornillándola otra vez a la madera de la puerta. Tan sólo nos quedará volver a colocar los picaportes de igual manera que los retiramos, pero haciendo el sentido inverso y ya habremos arreglado nuestra puerta.

Cambiar la cerradura de una puerta exterior

Para una puerta exterior podemos encontrar varios tipos de cerraduras, aunque por norma general, actuaremos de forma similar que con las puertas interiores.

El primer paso es retirar los pomos o picaportes y desatornillar la cerradura. Normalmente nos encontraremos con uno o dos tornillos bastante largos, los cuales debemos sacar completamente y retirar el bombín.

También hay distintos tipos de bombín. Puede que se trate de un bombín simple o un bombín de superficie, que incluye un sistema de cierre más complejo y completo y también de mayor tamaño. En este caso, tendremos que cambiar la pieza completa para poder utilizar la puerta con total normalidad.

En las puertas exteriores podemos encontrarnos sujeción mediante pasador o con tornillos. En el caso del pasador, lo sacamos de similar modo que explicamos en el caso de las cerraduras interiores. Si es un tornillo, tan sólo tendremos que quitarlo y veremos que un pomo queda suelto y el otro incluye el nervio o eje de rotación, que activa el pestillo de la puerta al incidir sobre el pomo.

En ambos casos es recomendable fijarnos bien en el tipo de cerradura que monta la puerta antes de lanzarnos a comprar una, ya que, de este modo, evitaremos futuras devoluciones. En especial, recomendamos esto si se trata de la cerradura exterior, ya que no podremos dejar la puerta abierta y tendremos que volver a montar la vieja cerradura de nuevo hasta hacernos con la nueva.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Cambiar una Cerradura, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 50% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social