Ventajas de las lámparas de bajo consumo

Todo sobre las lámparas de bajo consumo

Es una verdad a voces: las lámparas de bajo consumo son el primer frente de batalla en el ahorro doméstico, referido al gasto de electricidad, sin rescindir una adecuada iluminación del hogar. Pero, ¿son realmente efectivas?. En esta nota vamos a desenmascarar varios datos de interés sobre estos milagros lumínicos que nos regalan ahorro en pocos días.

¿Qué son las lámparas de bajo consumo?

Las lámparas de bajo consumo (focos en Argentina, lamparillas en Centroamérica, bombitas en Sudamérica) son llamadas, a nivel técnico, como LFC o Lámparas Fluorescentes Compactas. Su configuración tuvo como orígenes a los tubos fluorescentes, esos vidrios tubulares blancos de luz fría, de consumo energético reducido. Hoy podemos encontrar en el mercado lámparas de bajo consumo de luces cálidas y frías, blancas o de colores, con propiedades especiales (por ejemplo, para combatir los insectos, luz negra para resaltar los blancos y demás) y en una gran variedad de potencias, siempre en un uso eficiente de la electricidad.

Ventajas de las lámparas de bajo consumo

Mientras que un foco convencional solía ser de 75 watts, las lámparas de bajo consumo a partir de 14 watts poseen la misma capacidad de iluminación. Para la iluminación del jardín, antes solíamos usar lámparas de 120W. Pues ahora las puedes reemplazar por otras de 23W, con la  misma cantidad de luz.

Su costo de compra es superior (y mucho) al de las viejas lamparillas, pero esta inversión inicial se ve amortizada en cuestión de días (o semanas, o meses, según su uso), reflejado en la factura del gasto energético del hogar: cada lamparilla de bajo consumo tiene un rendimiento superior, y un ahorro de consumo que va desde el 50% hasta el 80% en relación a las lamparillas convencionales.

Su diseño es según las normas convencionales. Para su colocación no es necesario hacer algún tipo de instalación especial, lo que hace que el reemplazo de las lamparillas sea cuestión de segundos, sin gastos anexos. También, su gran oferta en lo que respecta a tamaños y formas las hace adecuadas para plafones, lámparas, arañas, veladores y cajas de iluminación de todo tipo.

Ya que al encenderlas por primera vez en el día demoran unos dos a tres minutos en obtener su máxima capacidad, no son tan adecuadas para ser colocadas con sensores de movimiento. Para el pórtico o el frente de la casa, quizás es conveniente colocar una lámpara que quede encendida durante toda la noche, incluyendo un sistema de encendido automático mediante sensores de luz ambiente. Recuerda que la vida útil de una lámpara de bajo consumo es de más de 12000 horas, frente a las 1000 horas de las lámparas viejas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Beneficios e información útil sobre las lámparas de bajo consumo, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social