Beneficios de los Baños Turcos

Características de los Baños Turcos

Ya hemos visto en otro artículo acerca de los beneficios de las saunas secas o finlandesas, y ahora analizaremos los de los baños turcos, también conocidos bajo el nombre de saunas de vapor, además de notar qué precauciones deben seguirse al usarlos.

Mientras que en la sauna finlandesa el calor proviene de una fuente seca, como son las piedras de volcán, los baños turcos obtienen una gran temperatura gracias al vapor de agua. En una sauna de vapor, la temperatura oscila entre los 30 y los 50 grados aproximadamente, pero la humedad es prácticamente total (cerca del 100%), provocado por un aire cargado de vapor.

Si bien no se transpira tanto como en una sauna de calor seco, durante un baño turco se acusa una mayor sensación de "ahogamiento" por la humedad que impregna las vías respiratorias.

Ventajas de la sauna de vapor

Al igual que su homólogo finlandés, la sauna turca ayuda a abrir poros y mejorar el funcionamiento del metabolismo, debido a las altas temperaturas que nos hacen sudar y transpirar mucho. En este caso, viene muy bien para curar resfriados y otros trastornos leves que afectan a las vías respiratorias, como tos o sinusitis, ya que el vapor de agua humedece las vías áreas.

El sistema cardio-respiratorio también se ve beneficiado con un baño turco, dado que obligamos a los pulmones a ventilar más, lo que logra una mayor recuperación tras un esfuerzo intenso.

Otras ventajas de los baños turcos es que ayudan a llevar una mayor higiene de los genitales femeninos, lo cual puede venir bien durante la menstruación.

Por último, hay otra diferencia entre la sauna de vapor respecto a la sauna seca, y radica en que la primera tiene un efecto menos agobiante para el organismo al no estar a temperaturas tan altas, aunque como ya hemos comentado, la sensación de agobio inicial al respirar es mayor.

Precauciones al tomar baños turcos

Una vez más, aquellos que padezcan de problemas de circulación, tensión alta o baja y enfermedades respiratorias o cardíacas, deben consultar con un profesional antes de utilizar estas instalaciones.

Tampoco se recomienda estar dentro de la sauna turca por más de 12 a 15 minutos seguidos, ni hablar con los compañeros o realizar ejercicio físico mientras dure el baño de vapor: se sobrecargaría el organismo, ya de por sí sometido a una carga orgánica a la que no está acostumbrado.

Por último, antes (y no durante) de tomar un baño turco, conviene haberse hidratado correctamente y consumir una comida ligera, de otra forma podríamos sufrir un desmayo, razón por la cual no conviene quedarnos solos dentro de la sauna.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Beneficios de los Baños Turcos, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
50 valoraciones.
El 88% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social