Beneficios de la sauna finlandesa

Todo sobre la sauna finlandesa

La sauna finlandesa, también conocida como de calor seco, es una instalación muy utilizada en la actualidad por visitantes de centros estéticos, gimnasios y hoteles. Pero, ¿cuál es el beneficio de este tratamiento?. ¿Existen algunas precauciones a tomar?. Sigue leyendo para averiguar estos y otros interrogantes...

¿Qué es la sauna seca o finlandesa?

Este tipo de sauna consiste en un habitáculo de madera cerrado, con temperaturas de entre 75 y 95 grados y una humedad por debajo del 15 por ciento, factores que provocan una sudoración muy abundante y casi inmediata, además de la obvia sensación intensa de calor. Este aumento de temperatura se produce al calentar piedras de volcán, que en ocasiones se pueden apreciar dentro de la misma sauna (y que evidentemente no se deben tocar). Otra característica importante son los bancos que se observan a distintas alturas: cuanto más arriba nos situemos, más calor obtendremos.

No se debe confundir la sauna finlandesa con la sauna de vapor o baños turcos, que en su lugar utilizan habitáculos diferentes y consiguen una sensación de calor por medio de vapor.

Beneficios de la sauna finlandesa

Las mayores ventajas las encontramos en materia de higiene y terapias. El gran calor que se encuentra en la sauna logra abrir los poros de la piel, eliminando así toxinas de nuestro cuerpo, provocando una piel más tersa y fina a medio plazo.

Los músculos son otros de los beneficiados al someterse a un calor casi extremo, dado que se recuperan y ganan en elasticidad; esto resulta muy útil después de realizar un ejercicio intenso o incluso si se padece de dolores musculares.

Las articulaciones se benefician al aumentar la circulación de las extremidades por el calor, lo cual provoca una menor carga articular, a la vez que también se mejora la respiración, dado que la ligera sensación de ahogamiento por la falta de humedad ayuda a despejar las vías respiratorias.

El último efecto beneficioso que cabe resaltar de la sauna finlandesa es su capacidad relajante y anti-estrés que suele producir en la mayoría de personas que la prueban.

Precauciones al usar la sauna seca

Mucha gente cree erróneamente que la sauna les va a ayudar a adelgazar o perder kilos: sudar sin realizar ejercicio prácticamente no quema calorías y mucho menos ayuda a adelgazar; después de una sesión se pierdan 500 gramos o un kilo, pero es únicamente el resultado de una pérdida de agua fugaz que se va a recuperar nada más volvamos a ingerir líquidos.

Las personas con problemas de tensión (tanto alta como baja) deben consultar al médico antes de probar con este tipo de saunas. De igual forma se deben tomar las precauciones de no permanecer de forma continua dentro del habitáculo por más de 15 minutos, no realizar más de dos sesiones a la semana, y sobre todo, hidratarse correctamente después de cada sesión.

Si deseas leer más artículos similares a Beneficios de la sauna finlandesa, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
12 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social