Beneficios de la Leche de Camello

¿Para qué Sirve la Leche de Camello?

Este alimento está comenzando a darse a conocer a nuestro mercado occidental, pese a haber acompañado a la humanidad desde mucho antes de la leche de vaca misma. Es deliciosa, altamente nutritiva, y aunque en nuestras ciudades no es habitual (pues no tenemos demasiados camellos), su enorme popularidad y gran aceptación están propiciando una gran cantidad de importaciones de litros y litros.

La leche de camello ha sido categorizada como “súperalimento” por su poder nutricional y los beneficios que es capaz de aportar a nuestra salud. Entre sus tantas propiedades, se ha demostrado que ayuda a tratar y prevenir la diabetes, eleva la inmunidad (en niveles comparables a los de la leche materna), aporta ácidos grasos esenciales, vitaminas (principalmente B1), proteínas (especialmente péptidos) y minerales como calcio, potasio, fósforo.

Aporte nutricional de la leche de camella. beneficios de la leche de camella.

© Depositphotos.com/zambezi

Imagen 1. Aunque no es tan popular en nuestras ciudades, la leche de este animal ha ayudado a la subsistencia de la humanidad desde hace muchos siglos.

Posee un menor contenido de lactosa en comparación a la leche de vaca, y es más fácil de digerir por nuestros sistemas, gracias a su carencia de caseína A1 y lactoglobulina. Su sabor es levemente más ácido y salado que el de la leche de vaca, pero de ninguna manera invasivo o desagradable.

Además de aportar vitaminas, proteínas y minerales, es una fuente rica en antioxidantes, antiinflamatorios, y tiene propiedades antibacterianas y antivirales. Posee ácido alfa-hidróxido y muchos otros. Por eso, a lo largo de siglos se ha usado en la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades, incluyendo:

  • Osteoporosis
  • Constipación y estreñimiento
  • Hepatitis.
  • Tuberculosis
  • Alergias
  • Enfermedades autoinmunes, incluyendo enfermedad de Crohn, esclerosis múltiple y otros
  • Autismo
  • Envejecimiento
  • Diabetes
  • Artritis y artritis reumatoide
  • Bronquitis y tos
  • Obesidad y sobrepeso

¿Cómo elegir y consumir?

Ya que se la suele importar desde países remotos, al comprarla intenta conseguirla cruda, preferentemente de pastura y orgánica, libre de antibióticos u hormonas administradas al animal. Por ser menos popular, este producto carece de las mismas regulaciones que otras leches habituales en nuestros mercados, así que asegúrate de leer las etiquetas de sus envases cuidadosamente, evitando las que cuenten con ingredientes artificiales nocivos para tu bienestar.

Por su sabor y textura más cremosa, es ideal para preparar estofados, salsas, postres y cremas, también para agregar sola al café y hasta para hacer helados, pues se congela a la perfección. También puedes preparar yogur y kéfir, pues tiene de por sí un alto contenido de probióticos que te ayudarán a restablecer la salud intestinal.

Consulta con tu médico de cabecera sobre tus alternativas para aprovechar todos los aportes nutricionales de la leche de camello en tu dieta diaria.

Si deseas leer más artículos similares a Beneficios de la Leche de Camello, te sugerimos que visites nuestra sección Nutrición y Alimentación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social