Cómo ayudar en las tareas de la casa

Ayudando en las tareas del hogar

Ayudar a una mujer en las tareas del hogar siempre ha sido un dilema por parte de los hombres. Nunca saben qué hacer para que no los regañen, tampoco saben cómo y la forma correcta de hacerlo, puesto que suelen ser actividades que las mujeres conocen mejor que ellos. Aquí te dejaremos algunos consejos para poder ayudar a tu mujer en los tediosos quehaceres hogareños.

No preguntar siempre qué hacer

Sería sencillo comenzar preguntando qué hacer, pero esto sólo una o dos veces, ya que puede volverse fastidioso. Debemos pensar... ¿Qué falta hacer? ¿Qué haría ella cuando termine lo que está haciendo?, y luego ponernos manos a la obra. Preguntarle repetidas veces puede frustrarla de la misma forma que un niño lo hace con su famoso "¿Ya llegamos?".

Concentrarse en un área específica

El que mucho abarca, poco aprieta ¿no es así?. Debemos apuntar al sector a mejorar. Si queremos limpiar el piso, debemos decidir qué habitación limpiar, y no dejar de hacerlo hasta tenerlo totalmente limpio. Es mejor no apurarnos por mejorar varias partes de la casa si lo hacemos de manera mediocre. Lo mejor será enfocarnos en una sección y luego de completada, pasar a la siguiente.

De esta manera, si nos dedicamos a limpiar los pisos, no debemos ordenar, ya que nunca haremos el trabajo como corresponde. Pueden fijarse que la mayoría de las mujeres suelen concentrarse en una sola actividad, y luego de completada, comenzar con otra. No debemos cambiar el objetivo.

Ayudar en la cocina

No intentemos vernos inmersos en el arte de la cocina si no es nuestra habilidad. Si ella cocina mejor que nosotros, no intentemos quitarle el puesto, es muy posible que empeoremos las cosas en vez de mejorarlas, y acabemos desperdiciando muchos ingredientes o realizar un plato incomible. Se sabe bien que la intención cuenta, pero al fin y al cabo, será un desperdicio de tiempo que podríamos utilizar en otra cosa. Eso si, limpiar los utensilios y la cocina luego de comer es una excelente forma de ayudar.

Mantener ordenado

No debemos dejar las cosas desordenadas o sucias, sabiendo que más tarde o al otro día se viene la limpieza general de la casa. Lo único que estaríamos haciendo es empeorar la situación. Lo mejor es aportar diariamente un poco de orden y limpieza mínima, para que al día siguiente, cuando toque hacer la tarea máxima, sea pan comido.

Haz las tareas pesadas y reparaciones

Si eres bueno para reparar cosas, enfócate en eso. Si tienes capacidad para la motricidad fina, puedes realizar las tareas frágiles, con el mejor de los cuidados. Si eres un hombre rudo y con poca suavidad en los movimientos, nada mejor que las tareas en el patio, ordenar cables y objetos sin uso en el techo o galpón, o hasta reparar muebles o artefactos defectuosos que siempre hacen enojar a nuestra mujer.

Para finalizar, podremos agradecerle la limpieza diaria a nuestra querida mujer, con un buen desayuno o merienda, unos masajes relajantes o hasta algún presente que llegue a compensar ese esfuerzo que ha realizado.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo ayudar en las tareas de la casa, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social