Cómo armar una rutina de aromaterapia en casa

Aromaterapia en casa

El arte de la aromaterapia ha ganado un lugar sostenido en nuestra cultura. Con el seguimiento de simples rutinas logramos energizarnos o también relajar nuestro cuerpo, dejándonos invadir por los aromas y sus efectos en todo nuestro ser. Por fortuna, no necesitamos ir a un costoso spa para obtener las bondades de la aromaterapia: podemos armar nuestra propia rutina, en la tranquilidad y comodidad del hogar, con simples elementos.

La aromaterapia describe sencillas rutinas relajantes y tranquilizantes que hacen un uso terapéutico de ingredientes y elementos naturales, incluyendo flores, aceites y otros compuestos.

Aceites en aromaterapia

Entre los aceites, los privilegiados son los esenciales, que podemos encontrar en el mercado a precios muy económicos. Los aceites actúan mediante el olfato, actuando sobre el cuerpo a nivel físico y sobre la psiquis mediante emociones y estímulos, que evocan memorias emotivas o acciones y efectos en el sistema límbico.

Elementos naturales

Claro, además de los aceites, podemos utilizar ingredientes frescos, en su medida justa. Entre estos ingredientes encontramos flores, especias y hierbas, y algunas frutas y vegetales, según la intención de la aromaterapia. Estos se colocan en bolsas de tela o se esparcen en el agua de un baño de inmersión, o también pueden ser utilizados para aromatizar los ambientes donde nos relajemos, como una habitación o una sala de lectura.

Cómo armar una rutina de aromaterapia

Para armar una rutina de aromaterapia, debemos elegir primero el ambiente donde realizarla. Puede ser en el cuarto de baño, usando la bañera, o bien en una sala o habitación donde podamos desconectarnos del mundo y relajarnos. Cerraremos puertas y ventanas, para crear un ambiente acogedor, y desconectaremos el teléfono para evitar cualquier interrupción.

Como dijimos, podemos emplear ingredientes frescos o aceites esenciales, ya sea incorporándolos al agua del baño, o con la ayuda de hornillos calentados a vela. Si no contamos con hornillos, podemos conseguir algunos a precios muy económicos, o utilizar un cuenco de cerámica apto para el calor, colocado sobre un soporte que lo ubique por encima de una pequeña vela de noche, para calentarlo y permitir que el aceite o la esencia se disperse por el aire, gracias a la evaporación del agua en la que está inmerso.
Por cada cuenco de unos 50 a 100 cc de agua, usaremos unas 5 a 10 gotas de aceite.

También podemos usar colonias o fragancias corporales con la esencia o el aroma indicado para la terapia, o aromatizar la casa con sahumerios y elementos perfumantes. En los focos de los veladores, por ejemplo, se puede pasar un algodón con la esencia utilizada para ambientar el cuarto de manera suave y sutil. Si queremos usarlo en la piel, se puede diluír el aceite en uno neutro, como el de germen de trigo, sésamo o almendras, o también en cremas corporales neutras y sin fragancias.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo armar una rutina de aromaterapia en casa, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 86% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social