Cómo armar un pesebre

Además de adornar el árbol de Navidad, armar el pesebre es uno de los momentos mas esperados por los niños. Hacerlo en familia es una forma de motivar el sentimiento religioso y de amor que reina en estas fiestas.

Cómo armar un pesebre

Cómo armar un pesebre

Armado del pesebre

El nacimiento de Jesús es lo que da origen a las fiestas, por lo que debemos darle un lugar de importancia. El pesebre, al igual que el arbolito, se suele armar el 8 de diciembre, que es el día de la Virgen, al menos, en la mayoría de los países.

Pasos para armar un pesebre

  • Para armar un pesebre lo primero que hay que hacer es elegir el lugar donde lo pondremos, y todos los miembros de la familia deben participar de la construcción, y aportar todas las ideas que puedan para que quede espectacular.
  • Con estas sugerencias mas los aportes de la familia, el pesebre será el centro de atención de estas fiestas.
  • Para que el pesebre no quede plano, se pueden utilizar cajas de cartón o con papel arrugado armar montañas, a la cual podemos pegar un poco de musgo para darles un aspecto mas real.
  • Para el armado del pesebre propiamente dicho, una casita realizada con pequeñas ramas o tronquitos, hojas secas y pasto, son una muy buena decoración. Si quieres añadirles pequeñas cascadas o lagos, puedes usar espejitos o papel celofán celeste o blanco.
  • No hay que olvidar añadirle la estrella de Belén y las luces intermitentes, que pueden ser de colores o blancas.
  • Cuando ya tengamos toda la estructura del pesebre lista, tenemos que pasar a colocar las imágenes. Según la tradición, se suelen colocar en el siguiente orden.
  • Los primeros días se coloca a José, María, el burro, el buey, las ovejas y los pastores. Recién el 24 de diciembre se pone la imagen del Niño Jesús, y el 6 de febrero los Tres Reyes Magos, ya que es la fecha en la que llegaron al lugar donde nació Jesús.
  • Si nos animamos podemos intentar realizar un pesebre con plastilina, arcilla o alguna masa junto a los pequeños de la familia. Será un momento muy divertido y a la vez instructivo.
  • Dejemos que el espíritu navideño invada nuestros hogares, y realicemos un pesebre con el cual la familia se sienta identificada.