Cómo aprovechar la piel de las frutas

Ideas para aprovechar la piel de frutas y verduras

Es muy común pelar una manzana o una pera antes de comerla, y acto seguido, desechar la piel o cáscara tirándola a la basura. No obstante, esa piel que tienen la mayoría de frutas y verduras puede ser perfectamente consumida, y de hecho es normal que tenga una buena cantidad de nutrientes que van a parar al fondo del cubo de basura. ¿Cómo aprovechar la piel de esos alimentos? Te damos algunas ideas.

¿Qué nutrientes contiene la piel de la fruta?

¿Por qué es bueno comer la piel?. Por su cantidad de vitaminas y antioxidantes, la mayoría de las cáscaras de frutas y verduras ayudarán a sentirnos más sanos y con una salud de hierro. Por ejemplo, es muy frecuente hablar de vitamina C para cítricos, pero, ¿sabías que la piel de la fruta tiene entre tres y cinco veces más cantidad de ese nutriente que la pulpa?. Y lo mismo pasa con la vitamina A, o con los antioxidantes, que precisamente son los componentes que colorean la piel de frutas y hortalizas (limones, naranjas, tomates, zanahorias, pimientos rojos...), y que provocan una piel más sana y atractiva, evitando a la vez el envejecimiento prematuro y los melanomas.

La fibra insoluble, que se concentra en la cáscara de determinadas frutas y hortalizas (peras, melocotones o duraznos, ciruelas, lechuga, zanahoria, espinacas...), está especialmente indicada para aquellas personas con dificultades intestinales, actuando como laxante natural.

Cómo consumir las frutas con su piel

Si tienes a mano una licuadora o batidora, toma esas peras, manzanas y demás frutas con piel que pueda triturarse fácilmente, y realiza un nutritivo batido o puré de cáscaras. Eso sí, lávalas a fondo anteriormente, puesto que pasan por procesos de desinfección y pesticidas.

Asar las verduras o determinadas frutas (como las manzanas) es también una buena opción para comer la piel, dado que se ablanda al pasar por el horno y, posteriormente, adquiere la misma textura que el interior de la fruta, por lo que no molesta al tacto con la boca.

Abono natural para plantas con piel de frutas

Como alternativa a ingerir la piel, encontramos la posibilidad de crear compost o abono natural para las plantas a partir de ellas. Pese a que la mayoría de abonos que se venden están tratados por fábricas con grandes máquinas de compostaje, es posible fabricar nuestro propio abono a partir de elementos que tiramos cada día al cubo de la basura, no solo comestibles, sino también objetos cotidianos como tapones de corcho o palillos.

Eso sí, conviene tener a mano una buena guía para ir siguiendo las instrucciones sobre qué se puede compostar y de qué forma. Por ejemplo, la de este documento.

Tambíén puedes encontrar más información en nuestro portal para hacer abono natural en tu casa.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo aprovechar la piel de las frutas, te sugerimos que visites nuestra sección Nutrición y Alimentación.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social