Ahorrar dinero conservando y cocinando alimentos

Ahorrando con el uso del congelador y nevera

Como ya hemos visto en múltiples ocasiones, el congelador y la cocina son nuestros grandes aliados para la economía doméstica. Y es que con su ayuda podemos optimizar los gastos de alimentación de toda la familia, de manera sencilla y eficaz.

Conservando correctamente los alimentos

Por un lado, la nevera y el congelador nos facilitan el buen mantenimiento de los alimentos e ingredientes. Podemos hacer compras y congelar o resguardar en el frío, para utilizarlas a lo largo de la semana o el mes. Así, nuestra compra planificada de víveres tendrá una aplicación por mucho mejor.

Recuerda que cada elemento o alimento posee sus propias características de conservación en frío. Por ejemplo, las frutas y verduras deben ser retirados de bolsas plásticas o de cierres herméticos para una adecuada guarda, las hierbas y hojas verdes deben ser conservadas dentro de la nevera envueltas en papel de cocina humedecido, y la carnes en cierre hermético, para evitar la oxidación y el deterioro de su estructura y sabor.

En el congelador, los diferentes alimentos e ingredientes poseerán sus tiempos máximos de guarda. Aprovéchalos antes de que este tiempo llegue a su límite, para no incurrir en pérdidas y gastos extra.

Mayor cantidad, mayor ahorro

Cuando cocines los alimentos, prepara el doble o el triple de cantidad. Así, podrás disfrutar hoy del platillo, luego en algunos días podrás disfrutar de otra porción mantenida en la nevera, y en algunas semanas o meses la porción restante conservada en el congelador.

Cuando quieras aprovechar aquellos platillos e ingredientes congelados, planifica tus acciones. Saca del congelador el alimento o el ingrediente y déjalo en la batea de la cocina para que se descongele con la temperatura de ambiente. Puedes acelerar el procedimiento humedeciendo o rociando cada algunos minutos con agua fría. Nunca utilices agua caliente, y de preferencia evita el uso de los programas de descongelado del horno de microondas, a menos que tengas la absoluta necesidad. Recuerda que esto conlleva un gasto eléctrico exacerbado.

Utilizar la nevera y la cocina de forma combinada te permite minimizar el gasto eléctrico y de gas de los procedimientos de cocción. Cuando cocinas, utilizas prácticamente la misma cantidad de recursos (gas, electricidad) para una, para dos, tres, o más porciones. Así, congelar alimentos te permite aprovechar aquella cocción para no requerirla más adelante. Estarás matando dos pájaros de un tiro al aprovechar tu nevera y tu congelador, maximizando tu ahorro y efectivizando tu economía doméstica.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo aprovechar la economía de recursos cocinando y congelando alimentos, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social