Cómo aprovechar el espacio en la lavandería

Cada centímero cuenta

Si tienes poco espacio disponible en el hogar, no te pierdas estas ideas para ampliar y optimizar cada centímetro de tu cuarto de lavado. Lo único indispensable: mucho ingenio para exprimir nuestros recursos y posibilidades.

No es necesario tener una lavandería o un cuarto de lavado gigantes para poder atender la colada con practicidad. De hecho, ni siquiera es necesario contar con toda una habitación dispuesta para esta tarea: bien puedes aprovechar el espacio libre en cualquier sector del hogar, incluyendo la cocina, el patio o cualquier estancia.

Lo primero es determinar los componentes del cuarto de lavado. El lavarropas seguramente será indispensable. Si tienes secadora, procura que sea apilable, para minimizar el espacio necesario.

También, recuerda aprovechar el sector por encima del lavarropas, que suele desperdiciarse. Aunque lo recomendable es no cargar demasiado la tapa del lavarropas, bien puedes amurar a la pared una estantería recubierta, a modo de alacena, de igual ancho que la lavadora de carga horizontal, o bien un tanto por encima del artefacto si es de carga vertical. Así, podrás dar guarda a los elementos de limpieza, de planchado, o a cualquier otro elemento sin desaprovechar el espacio.

Muebles a medida

Los muebles hechos a la medida son fundamentales para aprovechar cada centímetro. Por ejemplo, si tienes una simple pared libre, puedes colocar el lavarropas, un mueble a la medida por encima, y otro a su lado, hasta la pared. Esta será una superficie ideal para dar guarda a numerosos elementos, incluyendo también la ropa sucia, y la limpia que espera su momento del planchado.

El planchador

Al respecto del planchado, un mueble lateral puede ser utilizado como planchador sencillamente. Pero si prefieres ampliar el espacio de guarda hasta el techo, puedes crear un planchador oculto.

Aprovecha, por ejemplo, los cajones de buena profundidad. Puedes colocar un planchador que se doble por la mitad dentro de un cajón deslizable, para retirarlo hacia fuera y desplegar el planchador sólo cuando fuera necesario.

Las paredes

No todo es muebles en lo que respecta a aprovechar el espacio de la lavandería, también las paredes son indispensables, y no sólo mediante estanterías y mobiliarios amurados. Por ejemplo, puedes dar un estilo decorativo y muy funcional recubriendo la pared con un tabique de madera calada, o bien con una tabla de madera previamente perforada, para colgar de allí simples contenedores que den guarda a tus elementos.

Aún si la habitación en cuestión es compartida, aprovecha para guardar en contenedores de tela, confeccionados a la medida, los elementos de planchado, los de limpieza, y los elementos necesarios para el óptimo funcionamiento de toda la sala, ya sea el cuarto de baño, la cocina, el cuarto de juegos, o la que sea.

Así, el ingenio en aprovechar cada centímetro libre será lo que hará la diferencia entre un cuarto de lavado convencional, y uno sumamente optimizado, dejándonos espacio libre para circular y para mantener el hogar siempre en óptimas condiciones.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo aprovechar el espacio en la lavandería, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social