Cómo aprender a ser independientes

Finalmente ha llegado el día en que debes andar por la vida tomando tus propias decisiones y responsabilidades. Calma, es una etapa de aprendizaje constante, y de crecimiento personal como nunca antes.

Cómo aprender a ser independientes

La independencia comienza en el aprendizaje, ya sea el aprendizaje de nuevas técnicas, más novedosas, más prácticas o más nuestras, o bien con el aprendizaje de nuevas nociones, para poder aplicarlas a nuestro ritmo y gusto, y poder así ser autosuficientes y valernos por nosotros mismos.

La independencia es el momento oportuno para todos estos aprendizajes. Cuando salimos del hogar materno o paterno y nos abrimos a la vida con nuestros propios motores, el mundo que nos rodea parece un tanto diferente, quizás un poco más aterrador, pero siempre un poco más nuestro.

Quienes han vivido en residencias estudiantiles, ya sea en organizaciones o uniones de amigos, el soporte económico suele permanecer a cargo de los padres. Es un gran entrenamiento para la vida futura, aunque goza de muchas comodidades. Pero cuando logramos independencia económica, para valernos con nuestro propio accionar y trabajo, debemos aprender a elaborar todo nosotros mismos, contando con orejas atentas a los consejos experimentados de padres, vecinos, y amigos que hayan pasado por iguales experiencias.

En lo que respecta a labores domésticas, no hay como "el hacer" para aprender. Debes entregarte a las labores con firmeza, y llevarlas a cabo aunque nunca las hayas hecho antes. De este modo, cometerás algunos errores o, quizás, el resultado no será el óptimo en un principio, lo que te indica que puedes continuar la práctica y mejorar, cada día un poco más, hasta que llegue tu turno de aconsejar a otros.

No olvides que quien consulta no es ignorante, sino sabio. Aprender a escuchar consejos, para valorarlos y tomar de ellos lo que nos sea de provecho en nuestra propia ideología, es siempre la herramienta más útil. No temas en preguntar cómo se hace algo, y nunca dudes en "preguntarle" al mismo objeto. Nos referimos a los manuales de instrucciones y a las señales indicativas, que tanto hemos desestimado antes. El momento de la independencia es el indicado para comenzar a leer etiquetas, manuales, carteles y recomendaciones, para seguirlas según lo dispuesto por el fabricante del objeto, y luego ir adecuándola -con tiempo y práctica- a nuestra comodidad.

Es importante que no te dejes desanimar por un mal resultado. Quizás la primera vez que limpies el piso de tu nuevo hogar (de tu primer hogar, propio) no quede de maravillas, pero ciertamente que con práctica lograrás hacerlo brillar, incluso si nunca antes lo hubieras hecho. Recuerda que la práctica hace al maestro, y este es el caso ideal para darle forma real a esta ideología.

'