Cómo Aprender a Bailar

Algunas nociones para aprender a bailar

Hay quienes nacen con el don de las danzas y la docilidad corporal, y quienes tienen más parecido a un poste que a un junco. Lo cierto es que el don natural de bailar no puede ser aprendido, pero sí pueden serlo las técnicas, pasos, coreografías y trucos que te harán ver como si fueses un bailarín nato, aún si eres un claro ejemplar del tronco.

Cada baile pertenece a un ritmo. Desde el tango hasta el vals, desde la cumbia hasta el candombe, y desde el rock hasta la murga. Cada ritmo tiene su propia frecuencia, detectable en la percusión o en la rítmica de cada canción. Así, diferenciamos tiempos en grupos de a dos o cuatro, medimos las frecuencias del golpe de los bombos, y observamos las notas pronunciadas para conocer el ritmo, aunque no sepamos su nombre. Y luego, aplicamos los consejos y las técnicas aprendidas, para bailar como si lo hubiésemos hecho toda la vida.

Aprendiendo cada paso

Cada estilo de música, cada variante, cada ritmo tiene sus propios pasos característicos. Una manera sencilla de aprender a bailar las danzas más clásicas y tradicionales es seguir el guión, ya sea mediante dibujos, marcas en el piso, o imaginando círculos, remolinos y cuadrados en el suelo, que vamos siguiendo con los pies, a partir de los designios básicos de cada tonada.

Cada estilo tiene una base. Por ejemplo, en el tango el paso de base es un cuadrado, que se comienza a recorrer siempre con la pierna izquierda de la mujer hacia adelante, le sigue la derecha hacia delante y a la derecha, le sigue la izquierda hacia la derecha y atrás, la derecha se une quedando por delante de la izquierda apenas, la izquierda retrocede para liberarse y se traslada a la izquierda, volviendo así a la posición inicial.

Tan sólo manejando las mecánicas de este paso de base puedes bailar toda una pieza de tango de manera sencilla, dando los retoques y firuletes conforme vayas aprendiéndolos.

Aprender a bailar sintiendo el ritmo

En lo que respecta a bailes menos tradicionales, como los de las discotecas, en fiestas y eventos, el secreto es seguir el ritmo a la música. Escucha con atención y descubre el ritmo (el bum bum que marca los tiempos en cada canción). Luego, mueve tu cuerpo sutilmente, sin movimientos exagerados, dejando los brazos algo doblados y relativamente cerca del cuerpo. Las piernas pueden acompañar, moviéndose una a una hacia la derecha y la izquierda en un espacio no mayor a los 30 cm de separación. Si te cuesta hallar el ritmo, intenta seguirlo con chasquidos, u observa las cabezas de los presentes que no estén bailando: verás que siguen el ritmo de la música como asintiendo. Esto puede ayudarte a encontrar el ritmo de la canción.

Cuando no eres un bailarín nato, debes evitar el intentar hacer pasos o movimientos llamativos, pues es más probable que termines en el piso a que los logres en verdad. Cuando estés solo en casa, practica bailar frente a un espejo, y pide a tu pareja o a algún amigo de confianza que baile contigo, corrigiéndote cuando hagas gestos extraños o cando te salgas del ritmo. Así, en menos tiempo de lo que imaginas, estarás conquistando las pistas de baile, sin risas por detrás y sin vergüenzas al hacerlo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Aprender a Bailar, te sugerimos que visites nuestra sección Arte y Cultura.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 75% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social