Uno por uno: la mejor técnica de ahorro

¿Qué es la técnica del “uno por uno”?

Quienes elegimos vivir una vida frugal, optimizar el valor de cada centavo y aún así experimentar la vida tan a pleno como podamos, conocemos una vieja y muy eficaz técnica para evitar gastar de más: es la regla del “uno por uno”.

Es un concepto bastante fácil de reconocer, y también de aplicar (aunque quizás requiera de algo de práctica y de mucha voluntad). Se trata de no llevar a casa nada, sin antes haber hecho lugar para ello. Vale decir: no compres ese económico paquete de arroz sin antes haber consumido el que tienes en la alacena, no “aproveches esa oferta” de un nuevo vestido sin antes haberte deshecho de un vestido de tu ropero.

Para que esta técnica sea en verdad exitosa, debes acompañarla de las nociones básicas de un buen ahorrador: no adquirir nada que no necesites y, en caso de comprarlo, estar seguros de que lo haces aprovechando cada cupón, descuento, oferta y beneficio posible. Esto significa recorrer las vitrinas antes de comprar, analizar los sitios web de las tiendas y de las tarjetas de crédito, suscribirnos a grupos de cupones y descuentos, solicitar tarjetas de miembro en los sitios donde habitualmente compramos. Ya sabes: todas esas cosas que ya estás haciendo.

Por otro lado, el éxito de la técnica del “uno por uno” dependerá de que se trate de elementos iguales o tan equitativos como se pueda. Es decir: no podrías comprar un vestido habiéndote deshecho antes de un par de calcetines: debe ser también un vestido o, a menos, un atuendo completo. Si vas a aprovechar esa enorme promoción para comprar un refrigerador nuevo, antes debes haber quitado de casa la nevera que ya tenías. Pero aquí hay también otro pequeño detalle a seguir…

No se trata de sólo deshacerte de algo

No hablamos de botar a la basura lo que no sirva, ni de obsequiar las prendas que ya no te queden a tus amigos para “hacer lugar” en tu armario. La mejor manera de optimizar el uso de tu dinero es vender los elementos o, cuando menos, obtener algún beneficio (de preferencia económico). Montones, billetes, monedas. Algo, al menos, a cambio de lo que estás retirando de tu hogar.

Aunque la venta de usados no signifique un gran ingreso, se trata más bien de la intención que tenemos. Cuando hagas lugar para ese elemento nuevo, aprovecha para lograr algunas monedas en ello. Si definitivamente trasladar ese objeto a su sitio de venta significara un costo mayor al ingreso que generarías, o si en verdad no necesitaras el dinero (y bien por ti si fuera así), entonces dónalo a un centro de caridad o de bien social. No obsequies a amistades: haz un bien a tu comunidad. Y así el beneficio obtenido será una enorme compensación emocional, espiritual, un “buen karma” para sumar a tu haber. Y este es uno de los mejores ahorros que puedes lograr en la vida, te lo garantizamos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo aplicar la técnica del uno por uno para ahorrar, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social