Cómo Aplicar el Trabajo Flexible en la Empresa

Ventajas del Trabajo Flexible

Aquellos que desean empezar a aplicar el trabajo flexible en la empresa, deben saber que se trata de una práctica más que recomendable para las compañías, ya que, está comprobado, es una manera de aumentar la competitividad y la eficacia en las tareas.

Este cambio en las tendencias laborales ha conducido a la mejora en la confianza en los puestos de trabajo por parte de los empleados, así como también un aumento en la felicidad. El trabajo flexible impulsa la productividad, una ventaja significativa en relación a aquellas compañías que no lo incorporan.

Al aplicar esta metodología en la empresa se pueden superar más rápido los obstáculos, se actúa de manera más ágil y hay mayor compromiso. Además, permite conectar gente de varios puntos geográficos sin inconvenientes, y tienen la capacidad de reaccionar de forma más rápida.

Si tenemos en cuenta que los mercados cambian constantemente, no podemos estancarnos en un método que tiene varias décadas. El trabajo flexible conecta de otra manera a las personas de una misma empresa y también a sus clientes. Todo ello permite ahorrar y a la vez, producir dinero. Los equipos están más motivados, los consumidores más felices y los trabajadores más comprometidos.

Ventajas del trabajo flexible. Consejos para aplicar el trabajo flexible en la empresa. Metodología del trabajo flexible

© Depositphotos.com/Kostudio

Imagen 1. Para aplicar el trabajo flexible en la empresa debes permitir a los empleados salir de la oficina.

Tips para aplicar el trabajo flexible en la empresa

Son más las ventajas que los perjuicios de aplicar esta metodología. Entonces, es momento de que empieces a poner en práctica un método que realmente funciona y que trae como consecuencias excelentes resultados. Presta atención a estos tips:

No mires el reloj: El trabajo flexible tiene como cualidad principal que no se debe cumplir con un horario. No se ficha una entrada y una salida como en las oficinas convencionales. La idea es que los empleados hagan tareas, no que permanezcan en un escritorio tantas horas por día. Tampoco se sanciona a los trabajadores por llegar tarde o por extender cinco minutos más su “coffee break”. Mientras cumplan con sus tareas en tiempo y forma, pueden hacerlas cuando lo deseen. Así, todos estarán más distendidos y podrán aportar lo mejor de si mismos. Por el contrario, controlar el horario de los empleados hace que se sientan obligados a estar en la oficina, incluso cuando no haya nada para hacer. Esto impacta de manera negativa en la productividad y no demuestra el valor que cada uno tiene.

Cambia de a poco: No puedes esperar que todos estén de acuerdo con este método de la noche a la mañana, sobre todo aquellos que están acostumbrados a hacer sus tareas de una manera específica durante mucho tiempo. Los cambios deben realizarse de manera paulatina para ser más eficientes. Puedes comenzar con los que estén de acuerdo desde el principio o según la tarea que tenga cada uno. Cuando la mayoría de los empleados acepten esta modificación y se den cuenta de los resultados y ventajas, los demás no tardarán en seguirlos. Por ejemplo, puedes permitir que ellos elijan qué día de la semana se quedan trabajando en casa, si se pueden ir más temprano o entrar más tarde, de qué manera se recompensa a los que terminaron un encargo de forma satisfactoria, etc.

Los líderes, siempre presentes: Si eres el jefe o un alto ejecutivo de la empresa, no dejes de mantener el contacto con los empleados. Ofréceles todas las herramientas que ellos necesitan para poner en práctica este método, cómo entrar en contacto contigo si necesitan algo, cómo ubicarte según la hora del día, etc. Por ejemplo, se pueden usar las tabletas o smartphones con almacenaje “en la nube” para que todo el equipo cuente con el material de trabajo, ya sea en la oficina como en su casa o en una cafetería. Esto permite aumentar la productividad y la moral, porque a todos les agrada que en su trabajo le brinden un dispositivo de última generación aunque sea para hacer sus tareas laborales.

Establece bien los límites y las reglas: La clave para una correcta gestión en este tipo de mecanismos es establecer las metas por productividad. Así como las compañías suelen dar presentes a los que llegan siempre temprano o no faltan a la oficina, también puedes establecer un sistema de recompensas para los que alcanzan los objetivos. Planea bien qué es lo que cada uno debe realizar por día, semana, quincena, mes, sin importar desde dónde están haciendo su trabajo. Así se podrá estructurar el tiempo disponible y valorar las contribuciones de cada uno.

Aplicar el trabajo flexible en la empresa es una tarea que puede llevar tiempo, hasta que todos se acostumbren y se sientan a gusto. La buena noticia es que al haber buenos resultados, los empleados se sentirán mejor y no querrán volver al sistema anterior de trabajo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Aplicar el Trabajo Flexible en la Empresa, te sugerimos que visites nuestra sección Tareas y técnicas de trabajo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social