Analgésicos naturales para calmar el dolor

Cómo reemplazar los analgésicos con remedios naturales

Ante el mínimo dolor o molestia en cualquier parte de nuestro cuerpo, solemos recurrir a la solución occidental inmediata, y tragamos analgésicos sin demasiada consideración. De hecho, apenas nos quejamos de una molestia, nuestra familia y conocidos nos recomiendan marcas comerciales de todo tipo, sin siquiera preguntar antes por la razón del dolor y de la molestia.

Si bien los analgésicos de laboratorio son eficaces, lo cierto es que a menudo pueden enmascarar síntomas muy valiosos para la correcta diagnosis de otros males, los cuales requieren de tratamientos de abordajes más amplios. Además, la ingesta de medicamentos comerciales suele provocar efectos secundarios, como afecciones en el sistema gastrointestinal, hepático y otras. Por eso, es importante conocer y aprovechar las alternativas naturales para el tratamiento del dolor.

Alimentos que actúan como analgésicos

El dolor es una respuesta corporal que entremezcla factores físicos, psicológicos y bioquímicos. La predisposición a sentirlo, por parte de nuestro organismo, se relaciona en gran medida con nuestra dieta alimenticia.

Muchos de los alimentos que consumimos nos hace más propensos a sentir molestias, y menos capaces de eliminarlas. Por eso, complementa tu dieta con los siguientes, que te ayudarán a prevenir y a curar el dolor más rápidamente:

Aceite de pescado: Poco apetitoso en nombre (y en concepto), pero el aceite de pescado es útil para lidiar con molestias de cuello y de espalda, además de aliviar el dolor de las articulaciones, gracias a sus ácidos grasos Omega-3.
Puedes agregarlo a tus comidas o tomarlo en suplementos naturales, salvo que estés consumiendo anticoagulantes.

Probióticos para calmar el dolor: Estas bacterias beneficiales para nuestro organismo ayudan a aliviar los dolores óseos y esqueléticos, y se recomienda su consumo durante los años de crecimiento físico. Puedes consumirlas con alimentos enriquecidos y de alta concentración, como los yogures.

Jengibre: Esta deliciosa raíz tiene propiedades anti-inflamatorias y analgésicas, siendo de enorme ayuda para prevenir y aliviar el dolor esquelético. Su efecto se potencia cuando se lo utiliza en fresco, al igual que la cúrcuma.

Vitaminas y minerales contra el dolor

Las vitaminas son de enorme ayuda para prevenir malestares orgánicos. Por ejemplo, las del grupo B se han asociado a alivio del dolor eficaz, y es también fácil de adquirir mediante la alimentación.
Por su parte, la vitamina D tiene en nuestro cuerpo poderosas propiedades analgésicas y anti-inflamatorias, pero su consumo mediante la alimentación es bastante escaso. Puedes adquirirla con una adecuada exposición al sol, o bien mediante suplementos vitamínicos para prevenir dolores generalizados, como el de espalda, o las molestias por gastritis, artritis reumatoide, enfermedades autoinmunes, fibromialgias y otras. Conoce otras formas de consumirla desde este artículo.

Entre los minerales, el magnesio es el principal para ayudarnos a combatir el dolor y propiciar mejores reacciones metabólicas. Un consumo adecuado de magnesio ayuda a aliviar síntomas y prevenir condiciones cardíacas, de hipertensión, diabetes, jaquecas y cefaleas, osteoporosis e inflamaciones, además de ayudar a estabilizar el sistema nervioso. En esta nota puedes conocer los alimentos con alto contenido de magnesio.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Analgésicos naturales para calmar el dolor, te sugerimos que visites nuestra sección Medicinas alternativas.

Esta nota te fue útil?
12 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social