Ahorrar al momento de cuidar la salud

Ahorro y salud

Si hay algo en lo que nunca debemos privarnos del gasto, es en materia de salud. Eso está claro. Sin embargo, hay maneras de cuidarnos sin gastar de más. Así, podremos seguir protocolos y tratamientos, tal y como recomiendan los profesionales, pero también cuidando de nuestro bolsillo.

Menos gastos en drogas y medicamentos

Cada medicamento responde a una receta, a una droga activa específica, y también al laboratorio de elaboración o producción. Aunque las publicidades y las técnicas de mercadeo nos acercan más a ciertos medicamentos, es la droga activa la que en verdad beneficia nuestra salud.

En lugar de seguir tratamientos con “medicamentos” o marcas comerciales, pídele a tu médico que te prescriba la droga activa. Luego, solicita al farmacéutico de confianza que te recomiende los medicamentos de esta droga, pudiendo así elegir la más conveniente, con iguales resultados en cuanto al cuidado de tu salud.

Ahorro en tratamientos, horarios y combinaciones

No todos los medicamentos y las drogas congenian del mejor modo. Si sigues un tratamiento específico, aunque sea la toma diaria de suplementos vitamínicos, analiza la lista junto con tu médico si debes agregar alguna, por un tratamiento eventual o diario. De este modo, evitarás efectos secundarios por tomas combinadas, y podrás descartar aquellos que ya no necesites.

Uso de los suplementos

Los suplementos vitamínicos pueden ser reemplazados por una alimentación saludable y completa. Si desconoces la dieta a seguir, haz una cita con un médico nutricionista y elabora una lista de frutas, vegetales y todo tipo de alimentos para mejorar tu alimentación (y tu salud), y descartar así los suplementos vitamínicos comerciales.

En caso de requerir de suplementos, consulta al profesional nutricionista sobre la metodología de consumo. Por ejemplo, algunos suplementos vitamínicos son más efectivos ingeridos en ayunas, y los suplementos de hierro mejor absorbidos si se los acompaña de zumo de naranjas.

Los suplementos que colaboran en las funciones corporales (como los laxantes y algunos diuréticos) acostumbran al cuerpo a recibir esta ayuda extra. Por lo tanto, luego de un par de semanas de tratamiento, el cuerpo se vuelve más perezoso en sus funciones, requiriendo cada vez de mayores dosis o regularidad en las tomas. Sólo consume este tipo de suplementos bajo estricta recomendación médica, evitando los productos de venta libre como yogures y píldoras que aparentan ser inofensivas y de ayuda: sólo empeoran la condición, y resultan en un gasto evitable.

Uso de remedios naturales para ahorrar

Recurre a remedios y trucos caseros para reemplazar a los medicamentos comerciales, cuando se pueda. El azúcar es un excelente coagulante ante hemorragias leves, y la sábila es un poderoso antiséptico, al igual que el zumo de limón. La pulpa de aloe vera es ideal para aliviar dolores y quemaduras; mientras que el orégano y el ají son buenas ayudas para prevenir infecciones en heridas, y puedes aprovecharlos por pocos centavos y excelentes rendimientos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Algunos consejos para gastar menos en medicamentos sin afectar la salud, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social