Evita los lujos para mejorar el ahorro

3 "lujos" que debemos reducir para ahorrar

Quienes han logrado su dinero con trabajo duro, son quienes más saben cuidarlo. Y es que si bien los millonarios se dan muchos lujos, nosotros también lo solemos hacer en la medida de nuestras posibilidades; quizás podríamos evitarlos para mejorar nuestro plan de ahorro.

La residencia menos costosa

Si pensamos en grandes millonarios, inmediatamente los imaginamos en glamorosos atuendos, en torno a su piscina en el jardín trasero de su mansión. Pues muchos de los más adinerados y conscientes difieren con este concepto, y prefieren un hogar que les sea de provecho propio, y no sólo para exhibir.

La ubicación de la residencia debe estar en una zona que sea conveniente, que quede cerca del trabajo, y que ofrezca las comodidades necesarias. Para vacacionar están los hoteles y alojamientos glamorosos: los adinerados más conscientes poseen casas prácticas, no tan grandes ni opulentas, donde viven su día a día. Este es un gran consejo que cualquiera puede aplicar: más vale una casa bien ubicada aunque algo más pequeña, que una grande y costosa que encima nos haga viajar dos horas diarias de camino al trabajo.

Caminar es sinónimo de ahorrar

No sólo en residencias bien ubicadas, sino en general: si puedes ir a pie, entonces estás tomando la decisión correcta. Muchos adinerados de hoy, con todo y sus coches con chofer, prefieren ir a la oficina caminando. Es una manera de mantenerse en forma.

En tu día a día, piénsalo de este modo: ir a pie te ayuda en muchos planos a ahorrar. No sólo en el costo de la gasolina, del estacionamiento, del taxi y transportes diversos. Caminar te evita compras innecesarias en la tienda, pues no querrás cargar luego con grandes bolsas; y también te hace ir más seguido al mercado, caminando más y comprando sólo lo necesario.

Ir de a pie significa que estás asistiendo a tiendas menores, barriales, y no a costosos centros comerciales. También implica que estás bien ubicado en relación a tus actividades diarias. Caminar es una buena forma de ahorrar.

Vestimenta austera

La vestimenta es, quizás, uno de los mejores ejemplos del manejo financiero a conciencia. La ropa que vistes debe ser de tu agrado en primera instancia.

Para tu día a día, elige ropa de marcas menores, confortables, que te sienten bien y te hagan sentir bien. Las grandes marcas sólo sirven para ser apreciado por los demás: tú no vas por la calle leyendo las etiquetas, ¿verdad?

Puedes aplicar este mismo concepto a todo tipo de lujos, incluyendo el coche, la casa y sus decoraciones, incluso tus alhajas y hasta tus sesiones de belleza. Piénsalo de esta manera: un corte de cabello costoso ni siquiera tiene una etiqueta para exhibir, y quizás podrías tener iguales resultados con uno a mitad de precio. Además, este costo te permitiría incorporar manicura, pedicura y hasta un facial.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Algunos consejos para evitar ciertos lujos y reducir costos, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social