Algunos consejos para entender por qué los niños se aburren

Todos los niños suelen aburrirse, ya sea en la escuela o en su propia casa, y lo dirán abiertamente responsabilizando a sus padres. ¿Cómo debemos actuar en estos casos?

Los niños y el aburrimiento, algunos consejos

Las actividades programadas y el aburrimiento

Como padres, deben encontrar tiempo para pasar con su hijo, simplemente por el placer de estar con él, y ese tiempo no debe ser necesariamente para "hacer algo", por obligación. Tu hijo seguramente ya está agotado de actividades programadas desde la mañana hasta la noche, y además, la sucesión de actividades pautadas, lejos de cansarlos, los excita.

Algunos consejos para entender por qué los niños se aburren, y qué hacer cuando eso ocurre.
Algunos psicólogos indican que aburrirse en la escuela es una señal de inteligencia.

Para tu hijo, seguramente tener muchas cosas para hacer es más molesto que no saber qué hacer. La verdadera salida del aburrimiento se produce cuando estamos con el otro, y para tu hijo no habrá nada más edificante que tu presencia y tu relación con él (si es de calidad), ya que al registrar tu placer con su compañía, se produce un cambio positivo en su interior.

Con respecto al aburrimiento de tu hijo en la escuela... es inevitable. Para algunos psicólogos, aburrirse en la escuela es una señal de inteligencia. Si tu hijo se aburre en la escuela probablemente esté luchando contra la robotización que impone el sistema.

¿Es común que los niños se aburran?

No olvides que tanto en la escuela como en sus casas, el número de niños que se aburre es inmenso. Dan vueltas, buscan qué hacer, lo declaran abiertamente esperando que alguien recoja el guante, sin embargo, ese tiempo de aburrimiento le permite a tu hijo centrarse en sí mismo y buscar una alternativa creadora. Es en el momento que no tiene ninguna actividad, en el momento en que "se aburre", que tu hijo puede dar rienda suelta a su imaginación, que tu hijo puede soñar despierto.

Sin embargo, debes tener en cuenta lo que tu hijo está viviendo. A veces, el aburrimiento es el síntoma de un malestar, y debes aprender a discernir qué se esconde atrás de ese estado de ánimo sin agobiarlo de actividades o propuestas que llenen lo que para ti, como para muchas madres, puede ser un vacío para llenar.

Muchas madres sienten el aburrimiento de sus hijos como un fracaso personal y tratan de colmarlos, lo que, en definitiva, no resuelve la situación y termina excitándolos más.

Cómo ayudar a tu hijo a salir aburrimiento

Puedes convertir la declaración de aburrimiento de tu hijo en un salto cualitativo, ayudándolo a descubrir que la vida no está hecha solamente de satisfacciones materiales, y que el verdadero placer se obtiene creando relaciones con otras personas que nos permitan compartir y participar.

El aburrimiento puede desencadenar el descubrimiento de la potencialidad de la creación y de la invención. Dicen que de niño, Einstein se aburría terriblemente.

'