Ahorro en las tareas hogareñas de limpieza

Llevar a cabo tareas hogareñas, respecto del aseo y otras, puede funcionar a nuestro favor a la hora de economizar. Tan sólo debemos tener en cuenta algunos pocos consejos, para llevarlas a cabo de manera eficiente y adecuada, y también evitando gastos excesivos.

Ahorro en las tareas de limpieza de la cocina

El aseo en el área de la cocina es una tarea cotidiana y diaria. Lavar los trastes es una tarea indispensable en el hogar. Para evitar consumos excesivos de agua, dejaremos los trastes del día en remojo y haremos una lavada nocturna. Para ello, vamos enjabonando los trastes en remojo, y dejándolos dentro de la batea. Luego, damos paso al agua y enjuagamos todos los trastes juntos, aprovechando el agua que escurre para economizar en el uso de agua. Así, en pocos minutos habremos realizado una lavada efectiva y economizadora.

Si decides utilizar la máquina lavaplatos, asegúrate de eliminar los restos sólidos de los trastes. Luego, colócalos en los contenedores de la máquina, y no la enciendas hasta haber completado su capacidad. Recuerda que la máquina funciona de igual forma para un plato solo que para una carga completa, utilizando iguales cantidades de agua, de jabón y de electricidad en ello. Es mejor, entonces, completar la carga antes de dar el encendido. Puedes desactivar el ciclo de secado, dejando que la vajilla se seque por su cuenta con el aire una vez concluido el lavado.

El lavarropas y la economía

El lavarropas posee iguales consejos. Debemos separar la ropa según sus colores, según su nivel de suciedad y también sus características de lavado. Luego, debemos echar a andar la máquina sólo una vez que hayamos completado la capacidad de la carga, para evitar un funcionamiento desmedido. Utiliza jabones adecuados, y regula el programa y la temperatura de lavado según los detalles de la colada actual. También regula que el filtro esté libre de pelusas y suciedades. Así podrás minimizar o efectivizar el uso de electricidad.

Limpieza diaria a un menor costo

La limpieza cotidiana es también una potencial fuente de ahorro. Debes efectivizar tus labores. Utiliza el agua necesaria, y no más. Sacude y plumerea todas las superficies a diario, para evitar que la limpieza luego deba ser más agresiva. Utiliza los productos según las indicaciones del envase sin condiciones, ya que estas te permitirán usar la cantidad mínima posible, economizando en la compra de repuestos y nuevas cargas.

Aprovecha los consejos de limpieza natural para economizar en productos. Puedes usar limón, bicarbonato y hasta vinagre blanco para desengrasar y sanitizar las superficies, sin necesitar comprar productos comerciales, con iguales resultados.

Finalmente, recuerda que tus elementos de higiene deben estar siempre en condiciones. Los trapos viejos y las escobas desvencijadas no serán efectivas, ni te ayudarán en la tarea. Compra productos de buena calidad, para evitar tener que comprar otros más adelante, en poco tiempo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo ahorrar recursos y dinero en las tareas diarias de limpieza, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social