El ahorro desde diferentes planos

Ahorro fuera de lo económico

Cuando decimos o pensamos en la palabra “ahorro”, inmediatamente nos imaginamos conceptos meramente económicos y financieros. Es decir: en nuestras mentes actuales, el ahorro toma la forma de billetes y monedas. Y está bien, pues el ahorro doméstico es justamente la menor “consumición” de billetes y monedas, pero también debemos tener en cuenta los ahorros que podemos llevar a cabo desde otros planos y aspectos, como veremos a continuación.

El ahorro de billetes y monedas, como dijimos, no es la ausencia de su uso, sino su optimización. El ahorro de billetes (ahorro financiero) es el principal tipo de ahorro que consideramos en la planificación de la economía doméstica. Pero cuando decimos que algo es “económico” no nos referimos a que presenta el menor precio en número, sino a que es más rendidor, más redituable, mayor cantidad por el mismo precio, mejor calidad por el mismo precio, y así.

Ahorro de espacio

También debemos tener en cuenta, por ejemplo, el ahorro de espacio. Esto será determinante para evitar compras superfluas, y para evitar adquirir elementos y objetos a buenos precios, pero inconvenientes para su uso. El ahorro de espacio indica una optimización, por ejemplo, de los muebles del hogar. Adquirir una simple banqueta o banco será útil, pero mucho más lo será cuando aporte un sitio extra de guarda, o que nos permitirá gozar de mayor espacio. Este valor agregado, a la larga, será toda una fuente de ahorro y de comodidad. Este principio se aplica a los elementos de guarda de alimentos, a las fundas de vacío para las prendas, etc. Además, la optimización del espacio nos permite una mejor distribución de nuestros bienes, y un espacio libre de circulación, más confortable. Esto jugará un papel importante, también, en términos de climatización y de decoración, ambos puntos a considerar en lo que respecta a la economía doméstica en general.

Ahorro de tiempo

El ahorro de tiempo es otro punto que debemos tener en cuenta. Aquí se incluyen los demás. El uso de un objeto o de un elemento debe conllevar el menor tiempo posible. También las actividades. Esto demarcará su economía, en el mejor sentido de la palabra. Elegiremos, entonces, el horno que cocina el alimento en menor tiempo para un uso óptimo de su consumo. Elegiremos, también, la casa que pueda ser aseada en menor tiempo, o haremos una decoración en función a ello. El ahorro de tiempo es sumamente beneficial para nuestro bienestar y nuestra comodidad en el hogar, y es un tipo de ahorro que definitivamente tenemos que tener en cuenta.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Gracias por leer Cómo ahorrar más allá de las monedas y el dinero, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social