Cómo ahorrar luz

Consejos para ahorrar en gastos de luz

A la hora de mejorar las finanzas en el hogar, hay un sinfín de pequeñas tareas que puedes hacer a diario para disminuir tus consumos, y aunque por sí mismos no representan una buena fuente de ahorros, sumados y en conjunto pueden en verdad mejorar el estado financiero de la familia. El ahorro de electricidad es uno de los mejores ejemplos. Aprendamos, en esta nota, cómo ahorrar en el gasto de luz.

Apagar las luces y usar lámparas de bajo consumo

La mejor manera de ahorrar en la electricidad es apagando los bombillos, tubos, focos y lamparillas, así de simple. Si no hay nadie en la habitación, debes recordar apagar todo, creando un hábito. Aunque salgas sólo un instante del cuarto, al pasar el umbral de la puerta, recuerda apagar la luz.

Reemplaza toda la iluminación artificial de tu casa por lamparillas y sistemas de bajo consumo. Aunque se trate de una inversión inicial significativa, será una buena fuente de ahorro que se amortizará en pocos meses. Además, estarás cuidando del medio ambiente y produciendo menos desperdicios, pues estas nuevas lamparas tienen una vida útil de hasta diez años en la mayoría de los casos.

Mejorar la iluminación para ahorrar luz

Hay muchas tareas que puedes hacer para mejorar el uso de la iluminación; si afuera hay luz natural, invítala a ingresar al interior colocando cortinas livianas de géneros translúcidos y de color claro, y donde puedas, retira las cortinas por completo. Mantén los vidrios siempre limpios, para permitir el mayor ingreso posible de la luz exterior: si afuera brilla el sol, no hay necesidad de encender siquiera un bombillo en el interior de la vivienda.

También optimiza la decoración para propiciar el mejor flujo de la luz natural; pinta las habitaciones y estancias en color blanco o en colores claros, para permitir la refracción de los rayos en todas las direcciones; quita los adornos y decoraciones altas, para evitar que hagan sombra; coloca vidrios y espejos aquí y allá, para que reflejen los rayos solares y permitan su libre circulación por el interior de la vivienda. Esto hará un gran cambio en la cantidad e intensidad de la luz natural viajando por los ambientes, y verás que con sólo decorar en colores claros ya no necesitas encender la iluminación artificial.

Finalmente, recuerda colocar luces artificiales por sectores en las habitaciones. Al llegar la noche, enciende sólo los bombillos específicos del sector que estás usando, en lugar de colocar una gran luz central que ilumine toda la habitación. Es mejor tener hasta cinco puntos lumínicos de bajo consumo y menor intensidad por estancia, que sólo uno que busque dar buena intensidad a toda la sala si sólo estás usando el sillón de lectura.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo ahorrar luz, te sugerimos que visites nuestra sección Economía y Ahorro.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social