Tips para ahorrar en la factura de electricidad

Claves para ahorrar en electricidad

Uno de los gastos más simples de recortar en el hogar, para fomentar nuestros ahorros y potenciar una conducta de conciencia ambiental y financiera, es el gasto de electricidad. Hay muchísimas maneras de reducirlo al mínimo indispensable, es decir, consumir sólo lo que sea absolutamente necesario. Y las nuevas tecnologías hoy vienen a nuestro rescate.

“Bajo consumo”, la palabra de la década

Las innovaciones tecnológicas tienen una clasificación que definitivamente quieres tener en cuenta para reducir los consumos en tu hogar: “bajo consumo”, “consumo inteligente” o “funcionamiento inteligente”. Estas etiquetas definen a todos los electrodomésticos y artefactos que consumen electricidad, agua y/o gas de un modo responsable, ajustando la temperatura de la habitación, la cantidad de ropa en la lavadora, la carga de la nevera y más, para que sus motores y sistemas utilicen sólo lo necesario para cumplir bien su trabajo.

Seguro que estas tecnologías son costosas, requieren de un gasto inicial que es en verdad la mejor inversión que podrás lograr en casa. Renovar tu nevera, tu congelador independiente, tu lavarropas, los televisores y todos los aparatos por unos nuevos de bajo consumo te ayudará a amortizar el costo inicial de la inversión de un modo extraordinario, en menos tiempo del que piensas, y el ahorro en el gasto de uso se verá casi de inmediato.

Trucos de ahorro

Seguramente ya los conoces, pero a menudo olvidamos ponerlos en marcha por la practicidad que representa su contraparte. Apagar del todo, incluso desconectar de la red eléctrica todo aquello que no lo necesite es una manera de ahorrar que tiene un impacto directo en nuestro consumo, salvo la nevera y el congelador, que necesitan regular las temperatura para mantener a salvo nuestros comestibles, prácticamente todos los demás electrodomésticos y artefactos no necesitan quedar en suspenso (“stand by”) cuando no los estés usando.

Esa pequeña luz de LED, tan inofensiva, está consumiendo electricidad, y cuando sumes todos esos aparatos que están sólo dormitando, en lugar de estar apagados, el consumo es grande, mucho más de lo que piensas. Seguro que es práctico dejar el microondas conectado para poder ver la hora en su pantallita, pero en estos tiempos en los que todos tenemos móviles inteligentes con grandes pantallas, ciertamente no necesitas de esta comodidad. La cafetera puede programarse y se pone en marcha por su cuenta a la hora en que despiertas, para recibirte en la cocina con una deliciosa taza de café, y para ello necesita quedar conectada: puedes renovarla por una de consumo inteligente, o tomarte el trabajo de desconectarla todo el día y sólo enchufarla antes de irte a dormir. Mejor aún: despierta 5 minutos antes (no notarás la diferencia) y ponla a andar manualmente mientras cepillas tus dientes. Sólo se trata de tomar conciencia de nuestros gastos, y actuar al respecto.

El orden y la limpieza también ayudan

Por último, recuerda que mantener el orden y la limpieza también son trucos de ahorro energético. A primera vista pareciera no tener una conexión fácil de identificar, pero sí la tiene: una tulipa o un plafón sucio no deja pasar toda la luz que la lámpara interior emite. Una nevera atestada de cosas vencidas no distribuirá bien su temperatura, activando más a menudo el motor. Un congelador lleno de escarcha y hielo tampoco podrá hacer una buena lectura de la temperatura interna, y se activará más frecuentemente. Un radiador eléctrico o un calentador de agua cuya resistencia esté llena de sarro y suciedad necesitará funcionar con más intensidad para lograr el calor necesario.

Como ves, limpiar los sistemas a menudo te ayudará a tener un consumo más eficiente, ahorrando de inmediato en la factura del mes. Además, puedes asearlos con ingredientes muy económicos (como el vinagre, el limón y el bicarbonato), sin la necesidad de invertir en costosos productos. Eso sí: asegúrate de desconectar los artefactos antes de limpiarlos, y de dejarlos ventilar al menos una hora antes de volver a conectarlos. No sólo protegerás tu vida y bienestar al hacerlo, sino que también evitarás accidentes (como cortocircuitos) por restos de humedad que pudieran hacer quedado en tus artefactos.

Después de todo, ahorrar también incluye cuidar de nuestros bienes, además de reducir gastos en la factura de electricidad.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo ahorrar en los gastos de electricidad, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social