Cómo ahorrar comprando segundas marcas

Ahorrando con segundas marcas

Las segundas marcas son una buena elección para tener todo lo que necesitas (y también aquello que sólo deseas) por una fracción del costo de las marcas de moda, y optimizando al máximo tus compras e inversiones.

Se trata de tomar conciencia del potencial de las empresas productoras en lugar de descartarlas por ser desconocidas o de nombres extraños: de hecho, muchas segundas marcas están registradas a nombre de las más reconocidas, que intentan acaparar varios sectores de mercado con variantes y distintos nombres, pero igual dedicación en la elaboración de sus productos.

No sigas las tendencias

El que una prenda tenga cosida o estampada una marca, un diseño, no es más que una decoración. No indica si su moldería o sus materiales son diferentes a los de las segundas marcas: puede que incluso tengan la misma calidad y hayan sido confeccionadas o elaboradas en el mismo sitio, sólo que una goza del prestigio de la marca de tendencia, con sus campañas publicitarias y sus precios elevados, y la otra es de una empresa pujante que busca ganar mercado en el medio.

Antes de ver de qué marca es eso que quieres, analízalo por lo que es. Seguramente has escuchado aquello de “no juzgar al libro por su portada”. Pues las marcas a menudo son portadas, y es el interior (sus detalles) lo que en verdad vale la pena de ese elemento.

No compres productos solo por su nombre

En lo que respecta a ropa, calzados y accesorios, las marcas de tendencia son las grandes ganadoras. Compras un vestido o un par de zapatos nuevos, y antes que decirte si son lindos o no, te preguntan por su marca. Pero piensa en esto: si la marca fuera lo importante, cuando compras ropa en el extranjero (y se trata de marcas locales no conocidas en tu ciudad), ¿cuál sería la opinión? Pues sí, se fijarían en los materiales, en la confección, en los acabados.

Este mismo precepto debes aplicar a las segundas marcas y a las blancas en todo lo que adquieras, sea ropa, un paquete de pasta seca, una batidora eléctrica o lo que sea. Prueba las diferentes marcas, hasta encontrar una que te satisfaga, y verás que terminas por pagar la mitad de lo que hubieses gastado comprando una reconocida.

El paraguas de las grandes marcas

Muchas empresas famosas actúan como paraguas, albergando bajo su gran envergadura a muchas pequeñas marcas, sin comunicarlo ni comentarlo. Es que lo hacen para ganar más mercado: más consumidores que incluyan a los que prefieren las grandes marcas, a los que no tienen recursos, y a los ahorradores. Por eso, no hay nada como leer los envases de todo lo que compres.

Está legislado que cada cosa debe lucir claramente de qué está hecha (sea alimento, el tipo de tela, o lo que fuera) y también los datos de contacto de su fabricante. Adivina qué: si comparas una leche de primerísima marca y una desconocida, puede que notes que proviene del mismo tambo y de la misma planta de elaboración. Estas son segundas y terceras marcas que no gozan de la comunicación, pero sí de los procesos de elaboración, ¡y se ofrecen por mucho menos precio!

Te proponemos probar las segundas marcas, las terceras, y las marcas blancas para hallar la que te de “más por menos”. ¡Deja de juzgar al libro por su portada, y ponte mejor a potenciar tus ahorros adquiriendo genéricos!
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Ahorra aprovechando las segundas marcas, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social