Cómo Abrir un Negocio Cultural

Claves para Tener un Negocio Cultural

Si te has preguntado cómo abrir un negocio cultural, has de saber que es una tendencia a nivel mundial y que tiene mucho éxito. Desde hace algunas décadas (justo antes de terminar el milenio pasado), las personas empezaron a interesarse más por la cultura local y también internacional. Eso abrió las puertas a muchas empresas para satisfacer una demanda en crecimiento.

Uno de los ejes competitivos a tener en cuenta para abrir un negocio es saber qué es lo que desean los consumidores y actuar en consecuencia. Esto no quiere decir hacer algo que no te gusta, pero si basar tus proyectos en lo que podría llegar a tener mayor éxito.

Es primordial entonces, saber que se trata de un sector estratégico en el nuevo siglo. La creatividad, la innovación y el sentido de pertenencia están a flor de piel en los clientes, no lo puedes desaprovechar.

Claves para abrir un negocio cultural en tu ciudad. Qué son los negocios culturales? Primeros pasos para abrir un negocio cultural

© Depositphotos.com/violetkaipa

Imagen 1. Para tener un negocio cultural recuerda cumplir con los requisitos de una compañía que se inserta en el mercado.

Existen industriales culturales y creativas en todo el mundo y todas ellas son sectores productivos muy importantes. Esto se debe a que están en expansión constante e impactan notoriamente en varias áreas, como ser economía, sociedad y consumo. Para poder instalar un negocio cultural es necesario crear, fortalecer y consolidar una compañía donde todos los implicados estén en la misma sintonía, como ocurre con cualquier tipo de proyecto. Sin embargo, en este caso puntual, a su vez los empleados y altos cargos tienen que sentirse identificados con lo que se ofrece, ya que de esta manera, los consumidores también lo estarán.

Primeros pasos

Se llaman “incubadoras” a los agentes que ayudan o facilitan el proceso de materializar las ideas para tener un negocio cultural. De esta manera, nos convertimos en una empresa sostenible que recibe formación teórico práctica y podemos contar con habilidades superiores a cualquier otro proyecto. Si queremos desarrollar un negocio cultural, sería una buena idea contar con el asesoramiento de estas incubadoras, que son en definitiva las que saben qué hacer y cómo explicarlo para que lo pongamos en práctica.

Existen tres etapas dentro de la incubación de los negocios dentro de las industrias culturales y creativas. La primera es el diseño, la segunda es la implementación, y la tercera es la mejora continua. Durante la primera, se consolida el plan basándonos en una investigación o análisis del mercado, conocemos la viabilidad del producto o servicio, tenemos en cuenta las técnicas legales, financieras y económicas, nos preparamos para la puesta en marcha e implementamos todo lo aprendido gracias a la incubadora.

En segundo lugar, la implementación, es donde se lleva a cabo el plan estratégico y operativo. Por último, en la etapa de mejora consolidamos los procesos, imágenes y productos, y obtenemos como resultado un negocio replicable y escalable que se basa, claramente, en la creatividad y en la innovación.

Preguntas previas para abrir un negocio cultural

Según los que se desempeñan dentro de las incubadoras, hay factores críticos durante el proceso de apertura de un negocio cultural, los cuales se estructuran en forma de preguntas con sus respectivas respuestas:

¿Cómo definimos la idea de negocio y si es viable?

Investigando el mercado, analizando los públicos objetivos, planificando estratégicamente, conociendo los diferentes modelos de negocios disponibles, comparando las diversas ventajas competitivas, etc.

¿Cuáles son los recursos que necesitamos para empezar y de qué manera organizarlos?

Con una buena estructura y organización, con procesos productivos conocidos al dedillo, con sistemas de calidad, con una estrategia contable y fiscal.

¿Cómo podemos comercializar nuestros productos y cómo podemos comenzar a formar parte de la “cadena de valor”?

Dentro del negocio cultural es preciso tener en cuenta también (como cualquier empresa), los aspectos legales, la llamada “propiedad intelectual”, las estrategias de ventas y distribución, el posicionamiento de la compañía, la apertura de los mercados, las oportunidades de exportar los productos, etc.

¿Cómo hacemos sostenible a la empresa en términos culturales, pero también sociales y económicos?

Con una buena estructura financiera, la apertura en nuevos mercados, la evaluación y medición de los impactos en varias áreas, la implementación de modelos de negocio viables, el desarrollo de una entidad constituida correctamente, la generación de empleos de calidad, el respeto por el medio ambiente, el fomento por la innovación, la comercialización, etc.

¿Estás interesado en tener un negocio cultural? ¡No dudes en ponerlo en marcha! Las satisfacciones que conseguirán serán realmente maravillosas, además de estar ganando dinero y ayudando a la comunidad.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Abrir un Negocio Cultural, te sugerimos que visites nuestra sección Oficinas y locales comerciales.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social