5 Síntomas de Mala Salud

5 Señales de Mala Salud

Nuestro cuerpo y mente están en constante comunicación entre sí, y son capaces de darnos a conocer qué sucede allí dentro mucho antes de que una enfermedad se manifieste. Por eso, presta atención a estos 5 síntomas de mala salud, a menudo menospreciados, y que tal vez sientes a diario pero que desconoces como tales.

Las señales que debes analizar

A veces pensamos que la fatiga es algo bastante habitual por despertar temprano a diario, pero sin un análisis profundo al respecto puede que la estés dando por habitual cuando no tiene justificativo en realidad. Lo mismo puede suceder con otras advertencias que tomamos por cuestiones estéticas, como el estado de nuestro cabello, de nuestra piel, las ojeras y bolsas bajo los ojos, uñas que se hacen quebradizas, y hasta los vellos que hay en nuestro cuerpo.

Cómo detectar problemas de salud. Señales de mala salud en el cuerpo. Síntomas comunes de mala salud

© Depositphotos.com/focuspocusltd

Imagen 1. ¿Te cuesta conciliar el sueño y despiertas como si no hubieras dormido? Esta es otra advertencia que debes atender.

Ante todo, debes identificar lo que no es “normal”, es decir: lo que no resulta habitual en tu cuerpo desde hace tiempo. Claro que el acné en la adolescencia es notorio, y si sueles sufrirlos en ese momento no los tomarías como señal. Pero por ejemplo, si siempre has tenido un cabello brillante y suave, y sin haber cambiado tu rutina o los productos de cosmética tu pelo ahora se ve opaco y quebradizo, esta situación no sería “normal” en tu vida, y sí podría tomarse como indicador de algún problema de salud.

5 síntomas de problemas de salud

Presta atención a estas situaciones en tu cuerpo y en tu conducta diaria, analizando si son casos habituales (patrones o cuadros “normales”) o irregulares:

1. Deterioro en uñas, cabello y figura

Una vida sedentaria y malos hábitos de cuidado personal te llevarán a lucir menos vistoso de lo que quisieras. Pero si no has cambiado tu rutina (ni la has abandonado) y no hay motivos que lo justifiquen, y aún así tu cabello se ve seco, opaco y quebradizo, tus uñas se rompen y no se ven brillantes, o tu aumento de peso se ha hecho de un modo irregular, entonces pueden ser síntomas de un estado inmune debilitado, una acumulación de estrés, o alguna enfermedad específica.

2. Ritmo de sueño

Si siempre has dormido como un bebé pero ahora te cuesta conciliar el sueño, despiertas por las noches, o si por las mañanas no te sientes renovado, entonces hay alguna condición que está afectando la manera en la que tu cuerpo descansa. Las situaciones emocionales estresantes podrían ser las culpables, pero también si tu organismo estuviera enfrentando algún virus.

3. Piel en mal estado

Nuevamente, la apariencia se relaciona de cerca con la salud. La piel es un reflejo del organismo entero: un cutis deslucido, propenso a las imperfecciones, opaco, blancuzco o simplemente afeado, seguramente exhibe problemas de salud. Analiza si te pica, se siente tensa, tiene enrojecimientos, se magulla fácilmente, tiene imperfecciones, se nota opaca, escamosa, o más vieja de su edad normal (no hablamos de las arrugas y líneas de expresión, sino a su estado general).

Verifica también si tus cejas o pestañas se caen, si tus labios están quebradizos (cuando no es invierno ni estás resfriado, por ejemplo), o si te lastimas la piel con demasiada facilidad.

4. Frecuencia y estado de las deposiciones

El ritmo, la regularidad y la ‘consistencia’ de tus deposiciones (heces y orina) son buenos indicadores de salud. Si tu alimentación es balanceada y saludable, entonces no deberías tener estreñimiento, diarrea ni orina demasiado abundante o muy escasa. Hidrátate adecuadamente a lo largo del día y verifica si retienes líquidos, no abuses de las infusiones y bebidas diuréticas, y cambia los alimentos procesados, refinados y el alcohol por vegetales, frutas y agua si hubiera cambios en tus visitas al sanitario.

5. Falta de apetito

¿Te sucede de no sentir hambre? Este es un síntoma a menudo menospreciado. Si te mantienes activo y sigues un ritmo prolijo en tus comidas, entonces deberías llegar al almuerzo o a la cena con algo de hambre. En cambio, si pese a respetar tus horarios no sientes ganas de comer sino que lo haces por costumbre, por horario o por ritual, presta atención a tu actividad diaria. Si fuera la suficiente, esta anorexia (no tener deseo de comer, ni apetito) puede estar manifestando enfermedades emocionales y físicas por igual.

Si notas algunas de estas señales de problemas de salud, consulta con tu médico quien hará un análisis rutinario o exámenes específicos para verificar tu estado general, y podrás hallar así el mejor tratamiento para tu caso en particular.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a 5 Síntomas de Mala Salud, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social