¿Eres un adicto a gastar dinero?

Preguntas para saber si eres adicto a gastar dinero

Hay quienes tienen altos ingresos y bajos costos fijos de vivienda, alimentación y vida. Y, sin embargo, no logran ahorrar tanto como se podría pensar con semejantes estadísticas. ¿Será que estás gastando en nimiedades? ¿Comprar te hace feliz? ¿Llenas espacios vacíos con estas adquisiciones?

Si piensas que puedes ser adicto a gastar dinero, te proponemos que respondas a estas preguntas, para definir tu situación y hacer los remiendos más apropiados.

¿Comprar mejora tu estado de ánimo?

A veces solemos darnos ciertas indulgencias en compras de artículos no imprescindibles. Es cierto que adquirir esa prenda de vestir o ese calzado un poco más caro que nuestro presupuesto permitido puede hacernos sentir un poco mejor, siempre y cuando le demos al elemento un buen uso.

Por ejemplo, necesitas un abrigo para el invierno; puedes adquirir uno de $100 como define tu presupuesto, o bien uno de $200 para darle gran uso. El asunto es saber si compras más que sólo el abrigo: accesorios, alimentos que no comes, productos que nunca usas. Si tu respuesta es sí a ambos interrogantes, debes adecuar tus gastos a tus necesidades reales.

Cuando estás deprimido, ¿sales a pasear o vas al centro comercial?

Si tu respuesta es la segunda, entonces analiza si lo haces para ir a ver gente diferente, a utilizar los servicios gratuitos, o si vas a buscar “algo” por comprar. Este es un gran problema: una cosa es adquirir costosos elementos que necesitas o que buscas (es decir, sales de casa con la idea de ir a comprar “ese” producto), o si vas a ver qué es lo que puedes comprar, sea lo que fuere.

Al regresar a casa, ¿ocultas tus compras?

Cuando encontramos una verdadera ganga, no podemos esperar a llegar a casa y mostrársela a la familia y a los amigos. Con orgullo la exhibimos y modelamos, a veces decimos su precio y a veces no tanto, en especial cuando se salió de la cifra asignada (algo que hacemos generalmente comprando en cuotas con plásticos).

El problema se asoma cuando ocultas lo que has comprado, le quitas las etiquetas, lo guardas en el placard. Si no tienes culpas y tu compra ha sido a conciencia, no necesitarías ocultarla: este es un comportamiento adictivo clásico.

¿Tus plásticos y tarjetas están siempre al límite?

Esta es otra clara señal de gastos adictivos. Cuando ordenas tus finanzas, lo haces en consideración de los límites de tus tarjetas de crédito y de débito. Cuando haces sólo los pagos límites, tienes más de dos tarjetas (¡y las usas!) y cuando están siempre al límite, es hora de reducir las compras y guardarlas algún tiempo en el cajón, para normalizar tu situación y evitar deudas.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a 4 preguntas para saber si eres adicto a gastar a dinero, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social