3 Mitos Sobre el Amor

Mitos Sobre el Amor que Afectan tus Relaciones

Por el cine, por los libros de novelas y por lo que escuchamos que sucede una y otra vez en nuestra vida actual, creemos ciegamente en algunos mitos sobre el amor y vivimos en consecuencia de ello. Pero debes reconocer cuáles son verdades y cuáles son falsas creencias que, en definitiva, intentan adueñarse de tu vida y decirte cómo debes experimentar la más maravillosa de las emociones, la más poderosa de nuestra existencia, el motor de la vida misma: el amor.

1. El mayor mito sobre el amor: “Amar es sufrir”

Nada más alejado de la realidad. Amar no tiene por qué asociarse al sufrimiento. Amar, opuestamente, debe relacionarse al reír, al gozar, al sentir plenitud y no dolor, pena ni llantos. Tampoco es cierto aquello de que “no has amado en verdad hasta que no has experimentado un corazón roto”: las personas más afortunadas de nuestro mundo pasarán toda una vida con un corazón intacto, sin dolor, sin resentimientos ni arrepentimientos, sino repleto del más puro amor.

Mitos y falsas creencias sobre el amor. El amor es ciego? existe el amor de tu vida?: derrocando mitos sobre el amor

© Depositphotos.com/seb_ra

Imagen 1. Aún con el corazón roto puedes encontrar el amor: sólo debes abrir las puertas para recibirlo

Creyendo en estos dos mitos sobre el amor, muchas personas del mundo entero toman riesgos o dan licencias que no se deben permitir a la hora de amar. Quien te quiere ha de hacerte feliz y completar aquello que buscas en la vida, y eso no incluye de ninguna manera tener que derramar una sola lágrima que no se deba a la risa más grande o a la mayor de las felicidades. Consecuentemente, arriesgar a desmedida y permitir más de la cuenta puede dejarte con el corazón herido, lo que amenaza con frenarte al momento de volver a darle una oportunidad al amor. Este mito sobre el amor puede afectar todas estas áreas de tu vida, ¿no valdría la pena desestimarlo de entrada?

2. Mitad mito, mitad realidad: “El amor es ciego”

Es cierto que el amor “ve” más allá de las apariencias, pero debes ser honesto contigo mismo en esto: la primera impresión generalmente entra por los ojos. Si vas por la vida sin dar una buena “imagen” (física, anímica, emocional), no sólo no atraerás el amor sino todo lo contrario: alejarás a las personas, frenando el permitirles que conozcan tu interior. Tampoco decimos que debes caminar por la calle como si fuera una pasarela de modas, sino simplemente mostrarte en tu mejor versión, siempre, priorizando la “imagen” que convidas sobre tus emociones francas y tu pensamiento libre, dos de los rasgos más atractivos que puede tener una persona.

Por otro lado, y enfocados únicamente en lo físico, no temas que la imperfección, esa arruguita, el número en la balanza o la cantidad de velitas en el pastel son factores que resten en tus chances de encontrar el amor. El amor no es ciego, simplemente hay distintos ojos por los cuales mira, y lo que a ti te parece una de tus mayores imperfecciones, puede que a alguien más le parezca tu mejor rasgo.

3. El más triste de los mitos: ¿Existe el amor de tu vida?

Una de las frases más repetidas en lo que respecta a los mitos sobre el amor es la existencia de “el amor de tu vida”. La sola frase propone que, en todo el mundo y en toda la historia, sólo hay una persona que te hará feliz, que será la “otra mitad de tu naranja”. Lo cierto es que quizás exista y quizás no, pero sólo cuando estemos del otro lado del túnel de luz es que sabremos quién fue el “amor de nuestra vida”, o mejor dicho: nuestro “mayoramor de la vida.

Si vas por allí con el corazón roto, pensando en que perdiste tu oportunidad y que nunca más volverás a amar como amaste a esa persona que ya no está, entonces te privarás de tener nuevas experiencias, y hasta de conocer a otros amores. No serán iguales: quizás sean de menor intensidad, o tal vez sean la mayor pasión romántica que puedas haber imaginado. No lo sabrás hasta que no te des otra posibilidad.

En definitiva, así como “no hay fórmulas para el amor”, tampoco hay un manual de instructivos para vivirlo. Cada quien tendrá sus propias experiencias, intensidades, pasiones y demás, pero no podrás vivirlas sino hasta que no te olvides de todos estos mitos sobre el amor, y te dispongas a sentirlo como tú lo sientas, sin condicionamientos ni directrices de nadie más que tu propio corazón.

Si deseas leer más artículos similares a 3 Mitos Sobre el Amor, te sugerimos que visites nuestra sección Parejas.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social