10 Ejercicios para Mejorar la Postura

Cómo Mejorar la Postura

Si ya estás cansado de tener dolor de espalda y de lucir desgarbado, te proponemos hacer 10 ejercicios para mejorar la postura.

Ocurre que estar encorvados afecta nuestra respiración, comprime los órganos del torso y, con ello, toda nuestra salud se puede ver en riesgo. Por eso, aprende los beneficios de lucir erguido, respirar mejor y sentirte en un estado de bienestar como nunca antes con estos simples ejercicios.

¿Por qué tenemos mala postura?

Quizás la causa más frecuente de la mala postura sea la falta de tonicidad en los músculos de la espalda. Quienes se ejercitan regularmente no suelen tener este problema, pues su musculatura está firme y en su ubicación correcta.

Hay muchos motivos que nos llevan a tener este problema. Mantenernos sentados gran parte del día es una de las más habituales, pues sin notarlo nos inclinamos sobre el escritorio, la mesa, el teclado, y encorvamos la espalda. También la tensión nerviosa y muscular nos hace encorvarnos, al igual que las emociones negativas como el estrés, la depresión, la frustración y la inseguridad.

Ejercitaciones para mejorar la postura. Ejercicios para la espalda. 10 formas de mejorar la postura con ejercicios.

© Depositphotos.com/AndreyPopov

Imagen 1. Si trabajas en un escritorio o estás sentado muchas horas seguidas, eres propenso a tener una mala postura. ¡Corrígela cuanto antes!

10 ejercicios para mejorar la postura

Prueba hacer uno o más de estos ejercicios a diario, o tan habitualmente como puedas:

1. Recuéstate de espaldas y estira los brazos por arriba y hacia atrás de tu cabeza. Con cuidado de no forzar demasiado, flexiona las rodillas e intenta llevarlas hacia tu pecho, luego vuelve a la posición inicial, y repite tantas veces como prefieras.

2. Flexiona las rodillas, algo separadas entre sí, y tómalas con ambas manos para jalarlas hacia tu pecho. Puedes despegar la cabeza del suelo,  para  hacer un arco en toda tu columna que te ayudará a estirar la espalda baja. Mantén la posición y después afloja por algunos segundos. Repite algunas veces más.

3. Pon una silla frente a ti, acuéstate de espaldas y sube los pies sobre la silla. Estira los brazos a los lados del cuerpo, inhala y, al exhalar, eleva los hombros y la cabeza del suelo, llevando las manos hacia tus rodillas y tan cerca de tus pies como puedas, sin causar dolor. Inhala volviendo a la posición inicial, y repite algunas veces más.

4. Vuelve a recostarte en el suelo. Pon el pie derecho sobre la rodilla izquierda, y lleva la rodilla derecha hacia el suelo, al costado izquierdo de tu cuerpo, empujándola suavemente con tu mano izquierda. Al hacerlo, deja el brazo derecho estirado hacia atrás, y gira la cabeza hacia el lado derecho. Vuelve a la posición inicial, y repite hacia el otro lado, es decir, flexionando esta vez la pierna izquierda.

5. Flexiona la pierna derecha, y lleva el tobillo izquierdo sobre la rodilla derecha (como cuando te sientas con las piernas cruzadas). Lleva el pie izquierdo hacia tu cadera, ayudándote con las manos. Sujeta el pie con una mano, y empuja con la otra la rodilla izquierda, llevándola hacia afuera. Repite con el otro pie.

6. En la misma posición, con el pie izquierdo sobre la rodilla derecha, pon la mano derecha detrás de tu cuello (nuca) y la mano izquierda presionando tu abdomen levemente. Inhala y, cuando exhalas, eleva el hombro derecho hacia la rodilla izquierda. Repite con el otro lado del cuerpo, sin causar dolor.

7. Pósate sobre el lado, con el codo izquierdo y a mano hacia adelante, flexionando las piernas juntas. Pon la mano derecha (la de arriba) sobre tu cadera, y empuja desde el codo izquierdo para doblar tu cuerpo hacia arriba. Repite del otro lado.

8. Túmbate boca abajo en el suelo, con las piernas estiradas y los brazos extendidos hacia adelante. Tensa los glúteos y los músculos abdominales, y sin despegar la frente del suelo, intenta elevar las manos y los pies, sin flexionar ni rodillas ni codos. No hay una altura que necesites alcanzar, sólo debes sentir un suave estiramiento agradable. Mantén la posición por unos 20 segundos, y vuelve a la pose inicial. Repite conforme lo sientas necesario.

9. Voltéate y ponte en cuatro patas, es decir, posando las palmas, las rodillas y los empeines en el suelo. Arquea toda la columna sin forzar la posición, llevando la cabeza hacia adentro como si quisieras ver tu ombligo. Mantén la posición unos tres a cinco segundos, inhala, y mientras exhalas eleva el mentón, lleva el ombligo hacia el suelo y eleva el coxis para hacer un arco inverso con tu columna. Repite 10 veces más, o cuantas veces quieras.

10. Arrodíllate en el suelo, sentándote sobre tus tobillos, con los pies y piernas juntos. Estira la espalda y lleva las manos hacia atrás, uniéndolas y colocándolas tocando tus pompas. Intentando mantener la espalda recta, lleva el cuerpo hacia adelante, acercando el rostro al suelo. Ahora flexiona la espalda, llevando el mentón hacia el estómago. Mantén la posición algunos segundos, y vuelve a la pose inicial, sin provocar dolor. Repite tantas veces como quieras.

Con estos 10 ejercicios simples podrás tonificar tus músculos, esculpir la figura y, fundamentalmente, mejorar la postura en poco tiempo, si eres constante y regular con la práctica.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a 10 Ejercicios para Mejorar la Postura, te sugerimos que visites nuestra sección Ejercicios.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social